Categorías
Análisis-Estudios-Estadísticas

¿Cómo saber si eres adicto a la pornografía?

Es posible que si tienes adición a la pornografía presentes uno o varios de los síntomas que se describen a continuación:

  1. Prefiero ver pornografía a tener sexo con mi pareja.
  2. A veces, prefiero ver pornografía a quedar con mi pareja o amigos.
  3. Tengo dificultades para pasar un día entero sin ver pornografía.
  4. He ido cambiando mi ocio o actividades recreativas por el consumo de pornografía.
  5. El contenido pornográfico que busco cada vez tiene que ser más intenso.
  6. Veo pornografía incluso en los lugares que puede ser un problema como el trabajo, en un ordenador público y otros similares.

¿Cómo afecta el porno a nuestra conducta y deseo sexuales?

1. Provoca adicción

Numerosas investigaciones demuestran que la adicción al porno funciona como cualquier otra adicción, produciendo tolerancia: cada vez se necesita más cantidad de sustancia para conseguir el mismo efecto. Esto explica por qué las personas que consumen porno empiezan viendo escenas suaves y acaban en contenidos más extremos y descabellados, buscando continuamente la novedad. Además, genera un alivio que es meramente temporal.

2. Distorsión de la realidad

Un joven que ve numerosas imágenes donde el hombre jamás fracasa en el sexo, es visto como un auténtico semental por la pareja sexual de la escena (sea hombre o mujer), haciéndole llegar al clímax con unas cuantas embestidas, va a pensar que es así como tiene que actuar cuando tenga un encuentro erótico. Expectativas más bien inalcanzables, que podrán dar lugar a la sensación de fracaso de los más jóvenes y a buscar soluciones “milagro”, como determinadas pastillas o trucos absurdos encontrados en internet.

3. Disminuye la satisfacción sexual

Al estar acostumbrados a ver representaciones idílicas de escenas que poco tienen que ver con la realidad, como decíamos al comienzo del artículo, por aprendizaje vicario, vamos a intentar reproducir dichas escenas. Puesto que éstas quedan lejos de la realidad, nuestras expectativas van a verse incumplidas y por tanto, también nuestra satisfacción sexual.


El deseo sexual hiperactivo se produce tanto en el sexo femenino como en el masculino. Este deseo sobrepasa los límites esperados de tal manera que interfiere en las actividades cotidianas de la vida de la persona. Por ello, quien lo padece se ve incapaz de postergarlo y debe satisfacer la necesidad prácticamente en el momento en que surge. Además, a pesar de las posibles consecuencias o repercusiones negativas que puedan conllevar a nivel personal, social e incluso laboral, la persona no se siente capaz de limitar su conducta.

Las causas de este desorden pueden ser de distinto índole, tales como un desajuste hormonal, efecto secundario de algún medicamento, o en otros casos puede ser síntoma de un estado de ansiedad grave u otro tipo de trastorno encubierto.

Actualmente los psicólogos y psiquiatras establecen como criterios el que ese deseo y esa necesidad compulsiva de saciarlo genere conflicto e incluso desarrolle complicaciones en la vida de la persona. Asimismo, un rasgo muy característico  en este problema es la búsqueda de su satisfacción y no la del otro.

Como en la gran mayoría de los trastornos sexuales se debe realizar una evaluación exhaustiva donde se excluyan las causas de carácter orgánico. Descartadas las mismas, el tratamiento psicológico irá orientado a estudiar las distintas áreas de la vida de la persona para poder establecer las causas que mantienen esa conducta hipersexual, así como las razones que hacen que se mantengan en el tiempo.

Categorías
Consejos

LUBRICANTES NATURALES PARA SEXO

LUBRICANTES NATURALES CASEROS PARA TENER SEXO

Un punto a favor que muchos tienen en cuenta con los lubricantes naturales es que estos no interfieren en la efectividad de los espermatozoides ni en la salud de estos. En el caso de una mujer que quiera quedarse embarazada. Una lista con los productos naturales estrella para lubricarían son:

• Clara de huevo: Una muy buena opción es la clara de huevo pues su consistencia es muy similar a la del moco cervical. Una vez usado este lubricante tras la pasión, es muy importante lavar la zona íntima con ahínco para evitar que queden restos que luego puedan dar mal olor y causar incomodidad.


• Yogures: Importante, utilizar yogurt naturales sin azúcar y probióticos. Muchas personas pueden utilizar cualquier tipo de yogur y esto es un fatal error pues pueden llegar a causar infecciones. El yogur natural sin azúcar y probiótico tiene la ventaja de proteger la flora vaginal del cambio brusco entre el semen y el pH de la vagina.


• Aceite de coco: Es uno de los productos más usados para la lubricación en una relación sexual. A pesar de que este se presenta en forma sólida a temperatura ambiente, el aceite de coco se derrite fácilmente con un poco de calor corporal. Es fácil de aplicar, tiene un aroma muy bueno y es bastante fácil de conseguir además de que posee un precio bastante económico.

Ginecólogos y sexólogos clínicos, recomiendan el aceite de coco, pues permiten “agregar una dimensión completamente nueva y divertida al sexo oral”.

Asimismo, el aceite de coco es gran antifúngico e hidratante natural.

Así que ya sabes Wapa, puedes usar el aceite de coco como una alternativa natural para tus encuentro íntimo.


• Aceite de almendra o de sésamo: Estos dos aceites también son muy usados para la lubricación. Es muy importante que, en el caso de estos dos aceites, sean de presión en frío y de origen biológico.

Categorías
Análisis-Estudios-Estadísticas

Pasión sexual obsesiva

Las personas con pasión sexual obsesiva tendrían más probabilidades de engañar a sus parejas.

Más de 600 adultos jóvenes respondieron a preguntas destinadas a evaluar la pasión sexual armoniosa y obsesiva. También informaron cualquier instancia pasada en la que le habían sido infieles a un compañero. Como era de esperar, aquellos con pasión sexual obsesiva habían participado en muchos más actos de infidelidad que aquellos con pasión sexual armoniosa.

El deseo de vengarse de su pareja, aumentar su autoestima o cumplir con las expectativas sociales percibidas, como la noción de que los «hombres reales» tienen muchas parejas sexuales. Aquellos con pasión sexual armoniosa rara vez dieron tales razones para su infidelidad.

Las personas que se ven a sí mismas como controladas por fuerzas externas tienen más probabilidades de hacer trampa, especialmente cuando se combinan con una fuerte pasión sexual. Es mejor mantenerse alejado de las personas que siempre se ven a sí mismas como víctimas, ya que una relación con ellos seguramente será infeliz. La infidelidad es solo uno de los muchos desgarros que esas personas tienen para ti.

Por el contrario, es probable que las personas que creen que tienen el control de su destino sean mejores socios. Cuando también tienen una pasión sexual armoniosa, probablemente serán mejores amantes y compañeros de vida. Además, su sentido seguro de sí mismo también los hace menos propensos a desviarse de una relación comprometida.

Categorías
Análisis-Estudios-Estadísticas

Síndrome de excitación sexual persistente

Es un problema sexual femenino de carácter bastante peculiar y misterioso, descrito por primera vez en 2001 y considerado oficialmente una disfunción sexual desde 2003. El Síndrome de Excitación Sexual Persistente (PGAD, por sus siglas en inglés), no es sino un trastorno caracterizado por la presencia de tensión en los genitales acompañada de excitación continua, sin que exista previamente deseo sexual.

«No hay nada de placentero en ello, porque a pesar de sentirte físicamente bien estás completamente a disgusto por lo que está pasando»

¿Tiene tratamiento?

Es importantísimo que el paciente acuda lo antes posible a terapia para que se pueda abordar y tratar su caso. El objetivo es que el trastorno persistente de excitación genital le afecte lo menos posible en su vida en general y en los diferentes ámbitos en particular (personal, social y laboral); y que, fundamentalmente, aprenda a desarrollar habilidades para las diferentes situaciones de la vida cotidiana”

Excitadas por un quiste en la columna

La Excitación Genital Permanente es un desorden muy poco frecuente, pero de efectos tormentosos. Las mujeres que lo sufren notan una excitación constante en los genitales, casi al borde del orgasmo, que sólo pueden aplacar durante algunos minutos mediante la masturbación. En realidad es una sensación absolutamente molesta y nada placentera que puede durar horas, días, semanas o años en los casos más extremos, y que ha llegado a provocar suicidios entre las desesperadas afectadas.

Categorías
Análisis-Estudios-Estadísticas Consejos

La estimulación del deseo

La estimulación del deseo es necesaria para que el resto de las fases que componen la respuesta sexual se desarrollen con normalidad y proporcionen una experiencia placentera. Este momento requiere de matices sutiles que muchas veces difieren profundamente de la pura genitalidad.

Le ocurre a casi todas las parejas con el paso del tiempo: el hombre tiene la sensación de que sus ganas por mantener relaciones sexuales son siempre

Le ocurre a casi todas las parejas con el paso del tiempo: el hombre tiene la sensación de que sus ganas por mantener relaciones sexuales son siempre superiores a las de su compañera. Un malentendido que genera mucha confusión en la vida en pareja, pero que puede solucionarse fácilmente si conocemos las técnicas adecuadas. Durante mucho tiempo, y aún hoy en día, se ha dado por hecho que los hombres siempre tienen más ganas de tener sexo que las mujeres. No es cierto. La realidad es que hombres y mujeres tienen las mismas necesidades de mantener relaciones sexuales, y las mismas ganas, pero sus ciclos funcionan de distinta manera.

Muchas mujeres no experimentan el deseo sexual en el inicio del intercambio, sino que aparece más tarde, porque se busca conscientemente. La realidad es que,  el deseo sexual no tiene que estar presente para que las mujeres quieran, y puedan, mantener relaciones sexuales y, de hecho, en parejas de larga duración, no siempre se da en el inicio del intercambio amoroso. La libido femenina aumenta con el tiempo y las mujeres alcanzan la madurez sexual hacia los 35 años, pero el deseo, no obstante, se ve afectado por la propia rutina de una relación amorosa.  “cuanto más tiempo pasa una mujer en una relación, menos deseo sexual siente”.

Esto no quiere decir que no quieran mantener relaciones sexuales, pero tienen motivaciones distintas para hacerlo. Razones complejas que no responden al mero “deseo”. En muchos casos las mujeres buscan fomentar la intimidad emocional con su pareja o, en ocasiones, incrementar su propia autoestima. El deseo sexual, por tanto, no está presente en el inicio del intercambio sexual, sino que aparece más tarde, porque se busca conscientemente. Esto es clave para entender porque las mujeres no siempre parecen tan receptivas como el hombre respecto al acto sexual. La buena noticia es que se puede trabajar la aparición de ese deseo, y con la estimulación adecuada, la excitación sexual y el placer se intensifican. Y las relaciones son más satisfactorias.

CONSEJOS:

1. Lee, imagina y planifica

El deseo se puede provocar conscientemente.

2. Trabaja los preliminares

A muchos hombres les cuesta aceptar que sus mujeres hagan el amor solo por complacerles.

3. Muestra satisfacción y apuesta por lo que le gusta

Debemos tratar de mostrarnos siempre optimistas en nuestras relaciones, mostrando satisfacción y agradecimiento.

4. Elige un buen momento

La pareja tiene que estar en un momento emocionalmente estable para poder hacer el amor.

5. El orgasmo no siempre debe ser la meta

Este es un problema sobre todo para los hombres, que sienten una gran frustración si no logran que su pareja alcance el orgasmo. Es cierto que no tener nunca orgasmos es un problema, pero si ocurre de vez en cuando no hay que darle mayor importancia. En muchas ocasiones, las mujeres, simplemente, ni lo buscan, ni lo necesitan.

Categorías
Terapia Videos

ASMR – 3ª parte (Disparadores)

Disparadores

Los disparadores o “triggers” del ASMR son bastante diversos y amplios, además hay gran variedad en función de la persona ya que no todo el mundo siente lo mismo en la misma situación y contexto.
Los disparadores más frecuentes que se relacionan con el ASMR son los siguientes:
  • Observar a una persona dibujar o pintar
  • Ver manualidades y en general todas las muestras de destreza en trabajos manuales y/o artísticos.
  • La manipulación cuidadosa de objetos
  • Vídeos de atención personal sobre terceras personas, como cortes de pelo, cambios de imagen o incluso exámenes médicos.
  • Observar a alguien hacer una tarea minuciosa, por ejemplo; cumplimentar un formulario, inspeccionar cuidadosamente un objeto de cerca…
  • Ruido blanco
  • Conversaciones pausadas, suaves y relajantes. Tonos de voz constantes, pacientes y uniformes, voz susurrada…
  • Sonidos de objetos diversos como, por ejemplo, el sonido de un papel arrugándose, alguien pasando las páginas de un libro, el sonido de un lápiz dibujando el papel, el roce de dos piezas de madera…

Estos disparadores se podrían clasificar en los siguientes términos:


Disparadores con la voz:

  • Whispers/susurros: simplemente es voz susurrada.
  • Soft Speaking: Hablando con un tono bajo de voz, pero sin llegar a susurrar.
  • Inaudible/unintelligible: Es un susurro en el que no llegas a entender lo que se está diciendo.
  • Ear to ear o “de oreja a oreja”: Es cuando la voz de la impresión de pasar de un oído al otro. Para ello es necesario usar sonido “binaural” (efecto de sonido que da la sensación de estar pasando de un oído al otro. Para escuchar mejor este sonido es recomendable utilizar auriculares).

Disparadores con objetos:

  • Tapping: Traqueteo con las uñas o la yema de los dedos sobre alguna superficie.
  • Scratching: Rascar la superficie de objetos.

Disparadores visuales:

  • Dentro de esta categoría cualquier acción que incluya movimientos suaves; mover las manos, colorear un dibujo, tocar la cámara con un pincel o una brocha, doblar toallas…
Categorías
Terapia Videos

ASMR – 2ª parte (Orígenes y Detonantes)

Orígenes del término en la cultura popular

El término ASMR fue usado por primera vez el 25 de febrero de 2010 por Jennifer Allen en el grupo de Facebook «Autonomous Sensory Meridian Response Group» en respuesta a un post del foro SteadyHealth en el que se mantenía un largo debate sobre la extraña sensación.1

Allen explica que en el término «respuesta sensorial meridiana autónoma», la palabra «autónoma» se refiere a la idiosincrasia en torno a las personas que experimentan ASMR, ya que la naturaleza de la reacción varía de una persona a otra, y que la palabra «meridiana», referida a un clímax, es una alternativa menos explícita que orgasmo.

Algunos debates en grupos como el Society of Sensationalists de Yahoo! formado en 2008, o The Unnamed Feeling, formado por Andrew MacMuiris en 2010, se enfocaron a un aprendizaje más en profundidad sobre la sensación y a fomentar el compartir ideas y experiencias personales. Otros nombres alternativos para la ASMR son Attention Induced Head Orgasm, Attention Induced Euphoria, y Attention Induced Observant Euphoria.2

Las expresiones usadas en español para describir la sensación son «orgasmo cerebral», «masaje cerebral», «hormigueo en la cabeza», «orgasmo de la cabeza» u «hormigueo en la espina dorsal».

ASMR binaural, pequeños orgasmos cerebrales – Psicología y Mente

Detonantes

Normalmente, el ASMR se suele producir por una serie de estímulos denominados detonantes. Los más comunes son los visuales y los auditivos, puesto que se pueden encontrar en situaciones de la vida cotidiana. Algunos de los elementos que suelen incluir estos catalizadores son:

  • Escuchar una voz suave, un susurro o una voz fuerte.
  • Escuchar sonidos en un ambiente callado y de patrón repetitivo como el paso de las páginas de un libro al mismo ritmo todo el tiempo.
  • Ciertos sonidos producidos con la boca como comer, mascar chicle…
  • Recibir “atención personal” en los conocidos roleplays.

Existe también la posibilidad de desencadenar el ASMR mediante estímulos táctiles. Entre estos estímulos se encuentran el contacto de las manos, masajes faciales y corporales… Estos últimos se han ido popularizando tanto en algunas sociedades que incluso en países como en Inglaterra existen spas dedicados exclusivamente a la relajación y a causar ASMR a sus visitantes.

Próxima entrada: ( Lunes 17  de Junio 2019 a las 00:33 AM horas )
A S M R. 3ª parte y última. (tipos de ASMR y disparadores)
Con video ejemplos y explicaciones.

Categorías
Terapia Videos

ASMR – 1ª parte (deficinición, concepto y ejemplos)

A S M R 1ª parte. Sonidos cosquillosos para relajarse y poder dormir.

El término ASMR (Autonomous Sensory Meridian Response en inglés, ‘Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma’) es un neologismo que hace referencia a un fenómeno biológico caracterizado cuando se siente una agradable sensación de hormigueo que se siente usualmente en la cabeza, cuero cabelludo o en todo el cuerpo, es una de las respuestas a varios estímulos visuales y auditivos con similitudes a otro fenómeno denominado “sinestesia visual-auditiva”. Este fenómeno se fue haciendo conocido a través de la cibercultura, es decir, por vídeos subidos a diferentes redes sociales, sobre todo YouTube. La mayoría de la gente suele referirse al ASMR como sonidos que les producen relajación o cosquilleo. También lo utilizan personas con problemas para dormir y con problemas para el estudio.

ASMR binaural, pequeños orgasmos cerebrales – Psicología y Mente

Próxima entrada: ( Viernes 14  de Junio 2019 a las 00:33 AM horas )
A S M R. 2ª parte. (Orígenes y Detonantes)
Con video ejemplos y explicaciones.

Categorías
Terapia Videos

Terapia de relajación profunda

Exercici de Relaxació Profunda. Recorregut a través dels 5 sentits.

Tècnica de Relaxació Profunda.


Próxima entrada: ( Miércoles 12  de Junio 2019 a las 00:33 AM horas )
A S M R. Sonidos cosquillosos para relajarse y poder dormir.
Con video ejemplos y explicaciones.

Categorías
Notícias

DESINFORMACIÓN SEXUAL ASOCIADA A FALTA DE PLACER

Tras la mayoría de disfunciones y problemas sexuales en la mujer se esconde una educación sexual sesgada y repleta de connotaciones negativas. La mejor terapia para superar esos tabúes es reconocer el propio cuerpo y reconciliarse con él.

En la mayoría de los casos, la educación sexual que recibimos, independientemente de que seamos mujeres u hombres, es muy deficiente. Lo poco que aprendemos, además, suele estar lleno de mitos, miedos y tabúes. Las mujeres en concreto han recibido una información sexual limitada, que conlleva un mensaje velado: No son seres sexuales.

Esta desinformación no se circunscribe únicamente al acto sexual, sino básicamente a todo lo que tiene que ver con el funcionamiento de nuestro cuerpo de cintura para abajo. A este desconocimiento, se le suman mensajes negativos que la mujer recibe generalmente durante los primeros años, y que crean una forma de relacionarse con sus órganos reproductores muy compleja.

Cuando una mujer sufre una experiencia sexual traumática o dolorosa (sobre todo si es joven), es muy frecuente que niegue sus genitales durante el resto de su vida. Algo que no le pasaría con el resto de su cuerpo. Para entender más claramente a qué nos referimos, establecemos un paralelismo. Imaginemos otra situación: Una mujer, que se ha caído varias veces y se ha roto algunos huesos, no renunciaría nunca a sus piernas. Las rehabilitaría y, una vez sanas, viviría perfectamente con ellas. Sin embargo, si lo que le ocurre es que tiene relaciones sexuales dolorosas o ha sufrido operaciones en el útero, los ovarios o incluso en la vejiga o el recto (partes que incluye dentro de ese territorio “genital” que perciben como no natural), lo ocultan, llegando a negarlo.

Lo que provoca esto, entre otras muchas consecuencias, es que las mujeres sufren disfunciones sexuales, durante la excitación y el orgasmo, dolores durante las relaciones, problemas de autoestima y, a nivel físico, enfermedades y trastornos en la zona pélvica, en gran parte causados porque dejan de cuidar esta parte de su cuerpo.

¿Cómo superar estos tabúes?
La principal terapia debe basarse en el amor y cuidado hacia nuestro cuerpo. Por eso es importante seguir algunas pautas para reconciliarnos también con nuestro aparato reproductor y nuestra sexualidad:

Ir al ginecólogo regularmente para revisar nuestro útero, ovarios y vagina.
Cuidar nuestros genitales lavándolos con geles adecuados e hidratándolos.
Protegernos de infecciones y enfermedades.
Conocer y ejercitar nuestra musculatura pélvica para mejorar nuestra salud, bienestar y sexualidad.
Hablar con nuestra pareja con naturalidad sobre lo que esperamos del sexo, nuestros miedos o límites.

Fuente: Marta Ibáñez, sexóloga