Els homes que fan bullying a les dones

Per massa temps, els homes amb «mal temperament» s’han sortit amb la seva i les seves expressions incontrolades d’ira i frustració, i la societat minimitza aquest comportament immadur, similar al dels nens, atribuint-ho a estúpides convencions: «els nens seran nens», o «així és com són els homes».

Un home amb mal temperament hauria de ser considerat tan perillós i destructiu com, diguem, fumar. Llavors per què tants homes amb tendència a explotar es surten amb la seva?

Hi ha taxes molt més altes d’homes que accepten la seva «mal geni», mentre que poques dones amb les que he treballat mostren un problema similar amb la ira. El que és més, he descobert que molts dels homes que tenen mal temperament deslliguen el pitjor en la seva núvia o esposa, especialment si viuen junts.

Per què la majoria dels homes que tenen mal humor no canvien? Sovint és perquè la gent al seu voltant els deixa sortir-se amb la seva. En altres paraules, sovint no hi ha conseqüències per a la seva enrabiada temperamental. Les raons per les quals les dones i molts homes gais deixen que les seves parelles masculines es surtin amb la seva és perquè sovint tenen massa por de enfrontar-los o de fer-los rendir comptes. He treballat amb clients masculins que lluiten amb els mals temperaments, i alguns d’aquests homes també mostren trets narcisistes de personalitat. Específicament, aquests homes estan perpètuament més enfocats en els seus propis sentiments i imatge d’auto-importància i poder del que estan enfocats en com algú en una relació amb ells se sent. En l’arrel de tot això, un home adult que actua amb el seu mal geni és egoista. Si no ho fos, buscaria l’ajuda que necessita (d’un terapeuta, pastor, qualsevol que estigui obert a ajudar) i faria el responsable: deixar d’espantar les persones més properes a ell.

Si pots canviar la forma en què reacciones a la rauxa de temperament d’un home, realment pots canviar la dinàmica en la relació. En les relacions amb un abusador amb mal temperament, procés es desenvolupa sovint com segueix: l’home explota; la dona tracta de calmar i fer-lo més feliç, o ella s’allunya d’ell físicament a la casa o apartament com si s’amagués. Si estàs a l’extrem receptor del seu temperament desagradable, entén que l’home està 100 per cent centrat en els seus propis sentiments, i aquí rau el problema. La propera vegada que perdi els estreps, sigues clara i digues-li com et sents amb una expressió facial i un to de parla neutrals. Digues: «Has de prendre el teu mal temperament i sortir o anar a un altre lloc perquè el teu enuig em fa sentir extremadament incòmoda». Si es nega a anar-se’n, hauries sortir una estona si pots. El punt clau: Quan tornis, no sentis pressió per reunir-te emocionalment amb ell. El major error que cometen les parelles en una situació com aquesta és intentar tornar a connectar a través del sexe. En el seu lloc, sepárense una mica per un dia o dos.

AUMENTAR LA FERTILIDAD EN LA MUJER

Con el retraso en la edad para tener hijos, uno de los problemas a los que se enfrentan la mayor parte de las personas que quieren ser padres es el aumento de las tasas de infertilidad. Este es uno de los motivos por los cuales la investigación sobre esta cuestión ha aumentado en los últimos años.

Ahora, un nuevo experimento llevado a cabo en la Universidad de Queensland en Australia y publicado en la revista Cells Reports ha logrado elevar las tasas de fertilidad en ratones hembras adultas con pequeñas dosis de un compuesto metabólico que revierte el proceso de envejecimiento en los óvulos, ofreciendo esperanza para las mujeres que luchan por concebir y no pueden.

AUMENTAR LA FERTILIDAD EN LA MUJER

Los expertos han logrado desarrollar un tratamiento no invasivo que podría mantener y restaurar la calidad y la cantidad de óvulos y lograr un resultado espectacular en lo que hasta ahora es el mayor obstáculo de las mujeres mayores a la hora de dar a luz. El equipo de investigación descubrió que la pérdida de la calidad de los ovarios provocada por el envejecimiento se produce a causa de niveles más bajos de una molécula en concreto, presente en las células que proporcionan la energía necesaria para el proceso. Los óvulos de calidad son esenciales para el éxito del embarazo, porque proporcionan todo lo necesario para que el embrión pueda salir adelante. Los investigadores se centraron en si el proceso de envejecimiento reproductivo podría revertirse con una dosis oral de un compuesto precursor, utilizado por las células para crear la molécula.

La molécula en cuestión se conoce como NAD (dinucleótido de nicotinamida y adenina) y el precursor como NMN (mononucleótido de nicotinamida).  Teniendo en cuenta que la fertilidad en los ratones hembras comienza a disminuir desde alrededor de un año de edad debido a defectos en la calidad de los ovarios, de la misma forma que ocurre en el caso de las mujeres, trataron a los ratones con dosis bajas de NMN diluidas en el agua que ingerían durante cuatro semanas. De esta forma, pudieron restaurar drásticamente la calidad del ovario y aumentar los nacimientos vivos durante un ensayo de reproducción.

El problema de la calidad de los ovarios es todo un desafío en los países desarrollados. Teniendo en cuenta que alrededor de una de cada cuatro mujeres que se someten a un tratamiento de fecundación in vitro en estos países tienen 40 años o más, se trata de un logro de gran impacto. Entre otras cosas porque la fecundación In vitro no puede mejorar la calidad del óvulo, por lo que la única alternativa para estas mujeres en la actualidad es usar óvulos donados por mujeres más jóvenes.

Los nuevos hallazgos sugieren que existe una vía alternativa para que estas pacientes puedan utilizar sus propios óvulos a la hora de concebir, recuperando la calidad de los mismos. Mediante la administración oral de agentes potenciadores de la NAD, se podría restaurar la función reproductiva femenina con métodos mucho menos invasivos que la fecundación in vitro.

Cuando el sexo supone un suplicio

Una de cada diez mujeres sufre dolor en sus relaciones sexuales

Los ejercicios de suelo pélvico, la mejor terapia para el dolor vaginal
Los ejercicios de suelo pélvico, la mejor terapia para el dolor vaginal GETTY IMAGES

En el vaginismo se produce un espasmo que evita incluso la penetración. En la dispaurenia es la musculatura vaginal y cómo responde al pene lo que causa la dolencia. Casi el 10% de las mujeres sufre dolores durante el coito.

Maite no ha tenido buen sexo prácticamente nunca. Lo suyo no es una cuestión moral o religiosa, es algo tan sencillo como que ve las estrellas cada vez que lo intenta. Al principio pensó que sería un tema de lubricación, así que recurrió a aceites y geles para acompañar sus coitos. Conseguía así que el pene entrara sin problema, pero era llegar dentro y, literalmente, morirse del dolor. Da igual cómo estuviera y dónde se pusiera. Tenerlo dentro implicaba dolor. Primero, cambiaban de postura: de la del misionero a la del perrito, de esa a ponerse de lado. Venga lubricantes de todos los sabores y colores. Daba igual. Dolía. Mucho. A Maite le diagnosticaron dispaurenia después de un par de consultas, pero hasta que no ha hecho gimnasia vaginal no ha dejado de sufrir con sus relaciones sexuales. Con lo que todo eso conlleva.

El machaque no fue solo físico. La sensación de dolor era tan real como para dejar de intentarlo. Al final sus relaciones jamás eran tan buenas como le apetecía. Aprendió todo lo que le hizo falta en sexo no coital y se siente a la perfección con su actual pareja, pero, como a todas, a veces le apetece que el sexo sea de lo más convencional: «Nos inventamos de todo. Nos hicimos expertos en sexo tántrico para alcanzar el orgasmo sin penetración. Pusimos especial énfasis en el sexo oral. Nos deleitamos con masajes y cuidados de todo tipo, pero (suelta una carcajada antes de seguir hablando por teléfono) yo echaba de menos que me la metieran. «Hasta que Maite no tuvo esta pareja que ha entendido que hay un problema, su vida está plagada de hombres que la tachaban de «frígida» o que no entendían que no pudiera tener penetración de ninguna de las maneras.

La musculatura vaginal es la responsable de que una de cada diez mujeres sienta dolor al tener relaciones sexuales con coito. «El dolor en la vagina sucede por un mal funcionamiento muscular, ya sea por debilidad o por hipertono». «Se puede contraer mucho la vagina y no tener tonificado el músculo o se puede apretar más o menos y tener la musculatura hipertonificada. En ambos casos producirá dolor. Por eso es importante saber exactamente cómo es la dolencia para ejercitar los músculos que sean apropiados». La musculatura de la vagina va por libre. El trabajo es conjunto entre la terapeuta, que deberá calibrar la gravedad de la situación y elegir los ejercicios apropiados para tonificar adecuadamente la vagina, y la paciente. «El trabajo de la paciente será semanal. Tendrá que hacer los ejercicios apropiados que se le vayan marcando. Y el de la terapeuta, igual, porque los ejercicios se van adecuando conforme se progresa.»

La musculatura de la vagina va por libre

El vaginismo es diferente. En la dispaurenia, el pene llega a entrar y a incomodar a la mujer; en el vaginismo, la propia vagina de la mujer reacciona ante la presencia del pene y se bloquea. Realmente impide que pueda entrar siquiera. Pero el espasmo no se produce solo por una cuestión física, sino que es un compendio de factores que, sumados, provocan esta reacción. El bloqueo es también emocional. La mujer no quiere tener esa relación sexual aunque ni ella misma sea consciente de ese rechazo. Y su cuerpo actúa. Por eso el trabajo debe hacerse desde ambos frentes: psicológico y fisiosexológico. Explora cómo hacer frente al vaginismo, una disfunción que afecta al 12% de las mujeres en edad fértil. Desde Anvag recoge los testimonios de mujeres de todo el mundo que han superado el vaginismo con el tratamiento adecuado. Este es de los más completos: ejercicios de suelo pélvico, trabajo con juguetes sexuales y acompañamiento psicológico. En menos del 24% de los casos es una causa física la responsable del dolor.

El sexo puede y debe provocar todo tipo de sensaciones, salvo dolor. En ninguna de sus posibilidades. Y, cuando aparece, hay que erradicarlo como sea.

EL DESEO SEXUAL DE LA MUJER

Andreas Baranowski y Heiko Hecht, los investigadores alemanes que en 2015 replicaron el experimento de 1978 en una discoteca -y hallaron los mismos resultados- se preguntaron qué pasaría si las mujeres recibieran una oferta de sexo casual de una forma en la que no tuvieran que temer, ni por su reputación ni por su integridad física.

Idearon un segundo experimento para atenuar el factor miedo: invitaron a un grupo de voluntarios, hombres y mujeres, a un laboratorio con el pretexto de ayudar a una empresa de citas a evaluar su algoritmo de compatibilidad.

Les presentaron diez fotos de miembros del sexo opuesto y les hicieron creer que los diez ya habían acordado reunirse con ellos (ya sea para una cita o para tener sexo).

Los resultados fueron notables: casi no hubo diferencias entre los sexos.

El 100% de los hombres y el 97% de las mujeres aceptaron tener una cita con al menos uno de los candidatos, con el potencial de tener sexo.

Otro estudio realizado por Terri Conley alcanzó conclusiones similares.

Conley decidió utilizar figuras reconocidas -estrellas de Hollywood- como las potenciales parejas casuales, en vez de extraños.
La mayoría de los hombres y mujeres encuestados dijo que aceptaría tener sexo casual con Angelina Jolie y Brad Pitt, respectivamente.
Le preguntó a un grupo de hombres si se aceptaría una propuesta sexual de Angelina Jolie y a un grupo de mujeres si aceptaría tener sexo con Brad Pitt.

La mayoría de los consultados dijo que .

Estos experimentos pusieron en tela de juicio las conclusiones tan categóricas que por décadas se mantuvieron respecto al famoso trabajo de Hatfield y Clark.

Y sugieren que la imagen que tienen muchos de que las mujeres son conservadoras y no les gusta tanto el sexo como a los hombres, está errada.

(* Este artículo está basado en el programa «¿Te quieres acostar conmigo?» de BBC Radio 4. Puedes escucharlo en inglés aquí.)

«Lo que realmente somos es seres sociales y no puedes separar una cosa de la otra», aseguró.

LA MUJER Y EL SEXO

El experimento alemán de 2015 se realizó en una discoteca pero los resultados fueron QUE ELLOS SI ATODO
Y ELLAS NO.
Pero aún allí, los resultados del experimento original de Hatfield y Clark se mantuvieron intactos.

La mujer y el sexo
Pero a pesar de que las conclusiones del experimento parecen indisputables -se trata de uno de los pocos estudios sociales en los que nadie cuestiona los resultados- han surgido algunas voces, sobre todo femeninas, que consideran que se trata de un malentendido.

Estas críticas no disputan el hecho que la vasta mayoría de las mujeres rechazará una oferta sexual de un extraño. Pero dicen que eso no significa que no les guste el sexo casual.

Aseguran que la explicación de los resultados no es biológica, sino cultural.

En su libro, «Inferior: How Science Got Women Wrong» («Inferior: cómo la ciencia malinterpretó a las mujeres») la periodista científica Angela Saini sostiene que son las restricciones morales que dictan cómo una mujer debe comportarse las que explican el rechazo femenino al sexo casual.

Saini objeta las interpretaciones que se quedan solamente en lo biológico.

«(Es incorrecto) pensar que puedes separar la naturaleza y la crianza, lo biológico y lo cultural, y llegar a la raíz de quiénes realmente somos», le dijo a la BBC.
Así lo confirma la psicóloga Terri Conley, quien realizó un estudio sobre el tema en 2011. «Las mujeres son juzgadas con más dureza por tener relaciones sexuales ocasionales que los hombres, y es algo que les preocupa».

Conley lo ilustra con un ejemplo de la vida moderna: el llamado «walk of shame» (camino de la vergüenza), como se llama cuando una mujer regresa por la mañana a su casa, vestida con su ropa de la noche anterior, tras haber tenido un encuentro casual con alguien.

«Hay estudios que muestran que la mujer pone en riesgo su reputación si acepta una oferta de sexo: puede ser considerada una puta o una desesperada sexual. El hombre no sufre un daño social», coincide Cordelia Fine, autora de «Testoterone Rex«.
La mujer arriesga su reputación si acepta tener sexo casual y muchas temen ser juzgadas.
Fine, profesora de la Universidad de Melbourne, destaca otro elemento clave para entender por qué todas las mujeres en los estudios rechazaron tener sexo con un extraño: el miedo a la violencia.

«Lo que los experimentos realmente demostraron es que las mujeres no están muy interesadas en arriesgarse a entrar en una situación en donde podrían ser asesinadas, violadas o podrían avivar el interés de un potencial acosador», le dijo a la BBC.

A QUINA EDAT RESULTEM MÉS ATRACTIUS A L’ALTRE SEXE ?

A quina edat els homes i les dones arriben al seu màxim atractiu?
Un estudi efectuat sobre un lloc web de cites en línia ha determinat quins aspectes són els més desitjables d’una potencial parella, fent especial èmfasi en l’edat.

 A quina edat els homes i les dones arriben al seu màxim atractiu?
Un parell de psicòlegs als Estats Units van sotmetre a una anàlisi dels missatges de prop de 200.000 membres heterosexuals d’un conegut servei gratuït de cites en línia amb l’objectiu d’establir quines són les principals característiques (raça, educació, edat …) que generen major atracció per al gènere oposat.

Entre les conclusions de la investigació que van resultar més interessants, publicades recentment a la revista Science Advances, són les que evidencien l’edat en la qual els homes i les dones es veuen més atractius als ulls del sexe oposat. Els psicòlegs van aconseguir establir que en el sexe femení l’atractiu aconsegueix el seu nivell més alt als 18 anys i des d’aquesta mateixa edat inicia el seu descens, mentre que el sexe masculí arriba a la seva cúspide d’atractiu als 50, després de la qual cosa comença a disminuir.

En el sexe femení l’atractiu aconsegueix el seu nivell més alt als 18 anys es presenta a més una «evident i ferma dependència» racial relacionada amb el atractiva que pot resultar una persona, i en aquest aspecte les dades s’inclinen a favor de les dones asiàtiques i els homes blancs. Per a la seva anàlisi, els científics van observar els missatges enviats entre usuaris del portal de cites que residien a Nova York, Chicago, Seattle i Boston.

La tendència tant d’homes com de dones és «escriure missatges substancialment més extensos a aquelles persones a les que perceben més desitjables, en molts casos fins a dues vegades més llargs», assenyalen els encarregats de la investigació. De fet l’extensió d’aquests missatges, en comptes del seu contingut, va ser el factor més important que van considerar els psicòlegs al moment d’estimar el nivell d’atractiu dels membres del lloc de cites. Aquest efecte és més notori en els missatges escrits per les dones, encara que no sempre és així.

El sexe masculí arriba a la seva cúspide d’atractiu als 50. Seguint les teories evolutives de l’aparellament …
«Definitivament ens va sorprendre el gradient d’edat per a les dones, tant pel fet que la seva disminució era constant a partir dels 18 anys fins als 65, i també pel marcat que era aquest descens», va explicar la coautora de la investigació Elizabeth Bruch a The New York Times.

D’altra banda, a la psicòloga Michelle Drouin, qui treballa de forma independent i és especialista en estratègia de relacions, no el va sorprendre a resultat del nou estudi, atès que es troba «en consonància amb les teories evolutives de l’aparellament», ja que la joventut està relacionada amb la fertilitat. A més, algunes teories proposen que «als homes els interessa poc trobar potencial o poder, i s’inclinen més per l’atractiu físic», ha afegit Drouin.

En aquest sentit, el diari novaiorquès simplifica les tendències dels dos gèneres amb la següent frase:

«LES DONES VOLEN CERVELLS. ALS HOMES LES IMPORTEN MENYS»

LES DONES SÓN COM UN RADAR RECEPTOR

La festa estava molt animada quan ells van arribar. Un cop dins, la Suc va mirar enJohn als ulls i, gairebé sense moure els llavis, li va xiuxiuejar: «mira aquesta parella al costat de la finestra…» en John va tombar el cap per mirar. «No miris!» va murmurar ella. «Mira que en saps poc de dissimular!… La Sue era incapaç d’entendre que en John s’hagués tombat d’aquella manera tan indiscreta i ell no podia entendre que ella pogués veure la gent de la festa sense haver-se de girar. En aquest capítol explorarem i estudiarem les diferències en la percepció sensorial entre els dos sexes i les implicacions que això comporta a les relacions de parella.
A una dona li resulta fàcil copsar quan una altra està preocupada o se sent ferida, mentre que un home normalment necessita evidències físiques, com llàgrimes, un atac de nervis o una bufetada a la cara, per poder intuir que alguna cosa va malament. Això ve provocat perquè les dones, com la majoria de les femelles dels mamífers, estan dotades d’uns aparells sensorials molt més refinats que els homes. En el seu paper de procreadores i protectores dels nadons, les femelles han de poder percebre els canvis de caràcter i d’actitud dels altres. Allò que habitualment coneixem com a «intuïció femenina» és l’aguda apreciació dels petits detalls i canvis en l’aparença o en la conducta dels altres. És quelcom que al llarg de la història ha desconcertat els homes, que quan intenten amagar alguna cosa sempre són descoberts. Un dels nostres assistents al curs va explicar que era increïble la vista que arribava a tenir la seva dona per descobrir alguna cosa que ell intentava amagar, però que aquesta extraordinària facultat semblava abandonar-la quan intentava aparcar el cotxe al garatge. Això es dóna perquè l’habilitat per calcular la distància entre el paraxocs i la paret del garatge mentre s’està aparcant és una facultat espacial que es troba més desenvolupada en elles.