EXERCICI FÍSIC I DEPRESSIÓ

Segons l’Organització Mundial de la Salut, l’exercici no és necessàriament l’únic tipus d’activitat física relacionada amb la depressió més baixa. En particular, les pautes de l’OMS informen que diversos subconjunts d’activitat física (caminar, anar en bicicleta o esports) en diferents dominis de la vida diària (treball, casa o oci) estan relacionats amb un menor risc de depressió quan es realitzen 30 minuts d’activitat a el dia, 5 vegades en la setmana, amb una intensitat moderada (en intensitat moderada seu cor bategarà més ràpid i respirarà més fort del normal, però encara podrà parlar).

D’acord amb les pautes de l’OMS, una sèrie d’estudis suggereixen que els subconjunts d’activitat física de la vida diària, inclosos el ciclisme, les caminades o les caminades llargues, s’associen amb una disminució de la gravetat de la depressió; és important destacar que aquests subconjunts no tenen les característiques potencialment impositives de l’exercici (per exemple, planificat, supervisat o grupal).

Encara que l’exercici és un tipus d’activitat física amb efectes antidepressius ben establerts en entorns clínics, els pacients ambulatoris amb depressió sovint poden abandonar els programes d’exercici basats en la comunitat. Una possible explicació suggereix que poden considerar que l’exercici és massa esgotador, ja que és planificat, repetitiu, estructurat i deliberat, i ha de ser grupal i supervisat segons les pautes per al tractament de la depressió, va explicar el Dr. Ioannis D. Morres, autor principal d’una nova investigació que monitoreó objectivament el moviment de pacients amb depressió i va trobar que l’activitat física moderada, però no d’intensitat lleugera, està associada amb símptomes depressius reduïts (Morres et al., 2019).

Però l’evidència prometedora dels enllaços antidepressius dels subconjunts d’activitat física es deriva típicament de mesures subjectives (autoinforme). Les mesures subjectives sovint poden registrar informació inexacta causa de la poca concentració i habilitats de memòria dels pacients deprimits. Per tant, una sèrie d’estudis que informen la manca d’una associació entre l’activitat física mesura subjectivament i la salut mental són sorprenents i potencialment confusos.

Per proporcionar aclariments rellevants, els investigadors van explorar si l’activitat física mesura objectivament en la vida diària està relacionada amb una depressió més baixa en pacients ambulatoris deprimits grans amb diagnòstic clínic (18-65 anys) sense ideació suïcida. Aquest grup objectiu va ser seleccionat perquè és el grup de tractament més freqüent en els serveis comunitaris de salut mental.

Professionals de la salut (responsables de l’tractament dels pacients) van remetre als pacients elegibles a aquest estudi. Es va demanar a dinou pacients que usessin dispositius acceleròmetres triaxials de maluc durant 7 dies consecutius (a part de les hores de bany / son) per registrar objectivament l’activitat física. Els acceleròmetres són dispositius petits (3.8cm x 3.7cm x 1.8cm) i lleugers (27gr) amb un cinturó elàstic. Es va aconsellar als pacients que evitessin modificacions en l’estil de vida durant la participació en l’estudi. A l’tornar els acceleròmetres en el dia 8, també es va avaluar la gravetat de la depressió durant els darrers 7 dies.

Els pacients ambulatoris amb depressió major moderada a lleu registrar 31.19 minuts d’activitat física d’intensitat moderada diària en la vida diària. Aquesta quantitat d’activitat física d’intensitat moderada es va relacionar amb una depressió més baixa. L’activitat física de poc intensitat no estava relacionada amb la depressió.

El nostre estudi suggereix que aproximadament 30 minuts d’activitat física d’intensitat moderada en la vida diària de pacients ambulatoris amb depressió major lleu a moderada sembla ser un contribuent important per reduir la gravetat de la depressió, sostenen els autors.


Advertiments en la interpretació de les troballes

No es va examinar la contribució de l’activitat física de domini específic (com el transport a la feina, activitats domèstiques o d’oci, etc.) o l’activitat física de tipus específic (com caminar, caminades llargues, manteniment de la llar, etc.) per reduir la depressió.

Tampoc es van usar controls no deprimits per examinar les diferències enfront dels pacients ambulatoris amb depressió major.

Finalment, no es monitoreó si els pacients ambulatoris amb depressió major estaven motivats cap a una major activitat física com a resultat de la seva participació en l’estudi. Els investigadors necessiten explorar la contribució de l’activitat física de tipus i domini específics a la depressió mentre examinen les diferències entre els grups i controlen els efectes de confusió de la motivació.

En suport de futures investigacions, és encoratjador observar que el 70% dels pacients elegibles van participar en el nostre estudi i van mostrar un alt temps d’ús vàlid dels dispositius acceleròmetres; A més, només un participant (5%) va abandonar (a causa de raons personals), van ressaltar els investigadors.

Referència bibliogràfica:

Morres, ID, Hatzigeorgiadis, A., Krommidas, C., Comoutos, N., Sideri, E., Ploumpidis, D., … Theodorakis, I. (2019). Objectively Measured physical activity and Depressive symptoms in adult outpatients diagnosed with major depressió. Clinical perspectives. Psychiatry Research, 280, 112489. https://doi.org/ 10.1016 / j.psychres.2019.112489

Font: Psypost
Maria Fernanda Alonso

Cuando el sexo supone un suplicio

Una de cada diez mujeres sufre dolor en sus relaciones sexuales

Los ejercicios de suelo pélvico, la mejor terapia para el dolor vaginal
Los ejercicios de suelo pélvico, la mejor terapia para el dolor vaginal GETTY IMAGES

En el vaginismo se produce un espasmo que evita incluso la penetración. En la dispaurenia es la musculatura vaginal y cómo responde al pene lo que causa la dolencia. Casi el 10% de las mujeres sufre dolores durante el coito.

Maite no ha tenido buen sexo prácticamente nunca. Lo suyo no es una cuestión moral o religiosa, es algo tan sencillo como que ve las estrellas cada vez que lo intenta. Al principio pensó que sería un tema de lubricación, así que recurrió a aceites y geles para acompañar sus coitos. Conseguía así que el pene entrara sin problema, pero era llegar dentro y, literalmente, morirse del dolor. Da igual cómo estuviera y dónde se pusiera. Tenerlo dentro implicaba dolor. Primero, cambiaban de postura: de la del misionero a la del perrito, de esa a ponerse de lado. Venga lubricantes de todos los sabores y colores. Daba igual. Dolía. Mucho. A Maite le diagnosticaron dispaurenia después de un par de consultas, pero hasta que no ha hecho gimnasia vaginal no ha dejado de sufrir con sus relaciones sexuales. Con lo que todo eso conlleva.

El machaque no fue solo físico. La sensación de dolor era tan real como para dejar de intentarlo. Al final sus relaciones jamás eran tan buenas como le apetecía. Aprendió todo lo que le hizo falta en sexo no coital y se siente a la perfección con su actual pareja, pero, como a todas, a veces le apetece que el sexo sea de lo más convencional: «Nos inventamos de todo. Nos hicimos expertos en sexo tántrico para alcanzar el orgasmo sin penetración. Pusimos especial énfasis en el sexo oral. Nos deleitamos con masajes y cuidados de todo tipo, pero (suelta una carcajada antes de seguir hablando por teléfono) yo echaba de menos que me la metieran. «Hasta que Maite no tuvo esta pareja que ha entendido que hay un problema, su vida está plagada de hombres que la tachaban de «frígida» o que no entendían que no pudiera tener penetración de ninguna de las maneras.

La musculatura vaginal es la responsable de que una de cada diez mujeres sienta dolor al tener relaciones sexuales con coito. «El dolor en la vagina sucede por un mal funcionamiento muscular, ya sea por debilidad o por hipertono». «Se puede contraer mucho la vagina y no tener tonificado el músculo o se puede apretar más o menos y tener la musculatura hipertonificada. En ambos casos producirá dolor. Por eso es importante saber exactamente cómo es la dolencia para ejercitar los músculos que sean apropiados». La musculatura de la vagina va por libre. El trabajo es conjunto entre la terapeuta, que deberá calibrar la gravedad de la situación y elegir los ejercicios apropiados para tonificar adecuadamente la vagina, y la paciente. «El trabajo de la paciente será semanal. Tendrá que hacer los ejercicios apropiados que se le vayan marcando. Y el de la terapeuta, igual, porque los ejercicios se van adecuando conforme se progresa.»

La musculatura de la vagina va por libre

El vaginismo es diferente. En la dispaurenia, el pene llega a entrar y a incomodar a la mujer; en el vaginismo, la propia vagina de la mujer reacciona ante la presencia del pene y se bloquea. Realmente impide que pueda entrar siquiera. Pero el espasmo no se produce solo por una cuestión física, sino que es un compendio de factores que, sumados, provocan esta reacción. El bloqueo es también emocional. La mujer no quiere tener esa relación sexual aunque ni ella misma sea consciente de ese rechazo. Y su cuerpo actúa. Por eso el trabajo debe hacerse desde ambos frentes: psicológico y fisiosexológico. Explora cómo hacer frente al vaginismo, una disfunción que afecta al 12% de las mujeres en edad fértil. Desde Anvag recoge los testimonios de mujeres de todo el mundo que han superado el vaginismo con el tratamiento adecuado. Este es de los más completos: ejercicios de suelo pélvico, trabajo con juguetes sexuales y acompañamiento psicológico. En menos del 24% de los casos es una causa física la responsable del dolor.

El sexo puede y debe provocar todo tipo de sensaciones, salvo dolor. En ninguna de sus posibilidades. Y, cuando aparece, hay que erradicarlo como sea.

CONFLICTOS DE PAREJA EN LA ACTUALIDAD

XAVIER CONESA, PSICOLOGO DE PAREJAS

Resumen
Se exploraron los efectos de las redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea en las relaciones de pareja de los jóvenes. El trabajo se dividió en dos fases: en la primera se aplicó la escala de conflicto para detectar a las parejas con estimaciones elevadas. En la segunda se realizó una entrevista a profundidad a tres parejas. Los datos mostraron que las redes sociales favorecen vínculos afectivos diferentes y su empleo continuo genera conflictos en la relación. Se concluyó que, al normalizar culturalmente las aplicaciones tecnológicas, se ha dejado de lado la creación de acuerdos entre la pareja, lo que afecta la comunicación, además se proporcionan los medios para la vigilancia, control y celos.

Introducción
El avance tecnológico, ha generado cambios a lo largo del tiempo, los cuales aparentemente son imperceptibles, pero, al hacer una comparación entre las diferentes épocas son evidentes las transformaciones que han sufrido los seres humanos en la manera de relacionarse, comunicarse y comportarse. Asimismo, es notoria la adherencia provocada por los dispositivos tecnológicos, internet, redes sociales y aplicaciones, que se vuelven una parte primordial en la vida de cada persona. Para Pérez (2010, p.18), “La propia aceleración de los tiempos ofrece hoy a los individuos nuevos espacios y posiblemente, nuevas formas de dinámica social”.
El uso común de internet y la posesión de teléfonos móviles, así como la combinación de ambos en los smartphones, ha incrementado su uso a una velocidad inesperada. De esta manera, las personas son capaces de comunicarse y distribuir información de forma inmediata, a la vez que se genera un nuevo modelo de relaciones sociales (Guido, 2005). También, es pertinente considerar, las consecuencias del progreso tecnológico a largo plazo, porque es muy usual su empleo y mediante este se permean diferentes áreas de la vida, como las relaciones de pareja, donde la tecnología facilita la comunicación virtual cuando se dificulta el contacto físico.
Hoy, las redes sociales y la mensajería instantánea han modificado la forma de amar en la relación de pareja, principalmente en los jóvenes debido a que las emplean como su principal herramienta de comunicación en diversos dispositivos tecnológicos. Esto a su vez ha generado cambios en el proceso de acercamiento hacia la otra persona, la expresión de emociones y en la búsqueda de reconocimiento social. Lo anterior, justifica la necesidad de realizar estudios para determinar de qué manera influyen dichos medios de comunicación en las relaciones de pareja.
Las redes sociales se han extendido rápidamente al contar con millones de usuarios alrededor del mundo, ya que existen lugares con servicios de internet gratuitos para quienes lo necesiten. Además, una gran parte de la población mexicana cuenta con teléfonos móviles que les permiten emplear la red y el acceso a diversas herramientas tecnológicas, que sirven para comunicarse con sus amigos, familiares y parejas, publicar fotografías, comentarios, escribir a sus contactos, mandar mensajes, entre otras. También, se han empleado para expresar emociones, mostrar las actividades que se realizan, dar a conocer a sus contactos lo que les agrada y lo que piensan de sus publicaciones. Cada usuario de una red social tiene un perfil, en el cual publica datos personales, como, por ejemplo, lugar en donde estudia, preferencias filmográficas, musicales y de lectura, su relación sentimental de pareja, entre muchas más (Castellanos, 2015). Es por ello que, las redes sociales se perciben como una herramienta primordial para comunicarse con otras personas y esto en ocasiones influye en los conflictos de la relación de pareja.
Uso de redes sociales en parejas
Hace algunos años la manera común de cortejar a una persona, era con un ramo de flores, chocolates, una carta o simplemente se le invitaba a salir, pero, con el paso del tiempo y de las diferentes tendencias culturales a causa del internet, las redes sociales y la tecnología en general, esto ha cambiado, ahora es posible tener una conversación con quien se desee instantáneamente, a pesar de que se encuentre a varios kilómetros de distancia. Al respecto, Lovanotski (2012) señaló que este mecanismo que parece acercar a las personas, al mismo tiempo las ha alejado, porque es más cómodo hablar por medio de una red virtual que verse con la persona, además se ha observado que el internet ha permitido conquistas de formas novedosas.
Influencia de las redes sociales en la cotidianidad de la pareja
Mediante las redes sociales diariamente existen diversos encuentros personales en los que se expresan intercambios comunicativos que favorecen aspectos verbales y no verbales que influyen en el contexto de las conversaciones. Bauman (2010) señaló, que las actividades sociales en el internet influyen en el comportamiento de las personas y su relación con los demás en la postmodernidad. Los vínculos afectivos se vuelven más frágiles debido a que se generan sentimientos de inseguridad y deseos conflictivos. Es así como, el tener una mayor posibilidad de contactarse con otras personas puede producir desconfianza, lo que influye en la percepción de las parejas que tienen una relación estable, debido a las responsabilidades que se adquieren y a que esto pone en riesgo su libertad como individuo.
Por otro lado, Belloch (2012), estimó que, para la mayoría de los usuarios solteros, el cambio de “estatus” en Facebook representa claramente una señal de rompimiento, uno de cada cinco noviazgos termina vía Facebook. La importancia que tienen en la actualidad las redes sociales es tanta que no solo se utiliza para publicar fotos, videos, estados, sino también para informar situaciones íntimas con la pareja, ya sean positivas o negativas, sin pensar si esto afecta o no la confianza y la privacidad de la relación.
Por otro lado, Caldevilla (2010) señaló que Whatsapp ayuda en el proceso de conquista de la pareja, especialmente en aquellas personas de naturaleza tímida. Además, mientras se espera la contestación se potencian la imaginación y el deseo. Esta sensación contribuye a desencadenar el enamoramiento, lo que hace 20 años se generaba al esperar una llamada telefónica en casa o hace 10 años con el celular. Mediante la mensajería instantánea se logran espacios de comunicación íntima con la pareja, de manera cardinal con aquellas que pasan poco tiempo juntas, por lo que estos medios facilitan el contacto permanente, sin necesidad de hablar delante de los demás y ayuda a preservar la intimidad. Por lo tanto, las redes sociales tienen grandes ventajas para las parejas hoy en día, ya que por medio de ellas pueden sacar provecho sin importar la distancia a la que se encuentren en determinado momento.
Nuevas tendencias de búsqueda de pareja por medio de redes sociales
Bonavitta (2015) indicó que el amor se encuentra en un chasquido de dedos, a la orden y sin preámbulos, debido a que existen espacios en internet con sistemas operativos que muestran a los usuarios un “menú” en el que se observan fotos y datos básicos sobre las personas, para que con esa información se elija a una pareja. Este tipo de actividades, ha provocado la desvinculación del amor romántico en la modernidad y permitió la liberalización de la sexualidad. El espacio mediado por las tecnologías, básicamente por Internet, ha llegado a significar un lugar para hacer lo que por lo general las personas no harían en los contextos tradicionales de la vida cotidiana.
Este amor, que se nutre de la virtualidad, podría denominarse, en palabras de Giddens (1999) como confluente, pues es contingente y activo, motivo por el cual, difiere de las expresiones de “para siempre” o “solo y único”, que se utilizan en el complejo amor romántico. Podría decirse que es un tipo de expresión más libre, desvinculado de los prejuicios que se crearon décadas atrás, sobre el estar necesariamente juntos en el mismo espacio para demostrar afecto, donde se consideraba necesaria la base de una institución religiosa en la que se pruebe la legitimidad de su unión. Asimismo, Bonavitta (2015) indicó que las aplicaciones tecnológicas que tienen como principal objetivo encontrar una pareja, buscan llenar el vacío que produce la soledad de una comunidad conectada en redes digitales, pero no en redes humanas, en una sociedad que ha desgastado la colectividad y sobrepone la individualidad y alejamiento de las y los otros. Es un amor también más individualista, donde prima el deseo de satisfacer, el aspecto sexual, sensual y erótico, sin necesidad de proyectar hacia el futuro, de entregar nada a cambio, ni de expresar emociones. Es una propuesta para mantener los sentimientos resguardados, de consumo rápido, propia de una sociedad consumista y capitalista
Influencia de las redes sociales en los celos
En la actualidad, los jóvenes tienen más oportunidades tecnológicas para estar en comunicación, incluso cuando realizan otras actividades (laborales, de estudio, de recreación, familiares o de traslado), de modo que es posible que se interesen en comunicar o enterarse qué hace el otro, con quién y en dónde. En algunas parejas recibir y dar este tipo de información significa un signo de amor, de valor a la relación y a la persona o simplemente de cortesía, al mantener al tanto de la ubicación, compañía y actividades. En algunos casos, estas posibilidades de brindar información constante genera exigencias, ansiedades, conflictos personales o con la pareja, ante situaciones de desconexión o escasa respuesta (Salazar & Rodríguez, 2016).
Con base en lo mencionado, Muise (2009), señaló que Facebook revela información específica de cada usuario que de otra forma la pareja no podría tener acceso a ello, tal como amistades, conversaciones, lugares que ha visitado, intercambios sociales, sexuales o de romance. Años más tarde, Muise (2012) refirió que los celos se vuelven más compulsivos a medida que aumenta la supervisión del perfil de la pareja, de esta manera, cualquier publicación, solicitud de amistad, mensaje o fotografía puede ser interpretada como un engaño. Una de las situaciones en redes sociales que influyen a menudo en los celos de la pareja es la aparición de escenas que involucren a una ex pareja. El problema principal radica en que además de la continua supervisión de la pareja actual se suma la supervisión del ex compañero sentimental de la pareja, en caso de que se tenga acceso a su información de perfil, lo cual repercute negativamente en la confianza y en las conductas compulsivas de control que se desarrollaron.
Aunado a ello, según Echeburúa (2010), las redes sociales además de aumentar los celos en la pareja, fomenta inseguridad y desconfianza, dado que hay una relación significativa entre el tiempo destinado a usar las aplicaciones sociales y el sentimiento o acciones relacionadas con la difidencia. Los investigadores determinaron que hay cuatro características que contribuyen a desarrollar celos en las personas por medio de las redes, las cuales se mencionan a continuación:

  • La curiosidad de saber más sobre la pareja.
  • La adherencia del usuario hacia la red social, donde se observó que el 10% tenía dificultades en el manejo de su tiempo estipulado para mirar el perfil de su pareja.
  • La información que se publica puede ser confusa y llegar a provocar malos entendidos y por lo tanto generar más conflictos con la pareja.
  • Un 16% de las personas declaraban una fuerte relación entre las actividades en redes sociales y los celos con la pareja.

Lo anterior sugiere que las redes sociales pueden ser una herramienta generadora de conflictos si no se sabe manejar, ya que se establecen relaciones inseguras y controladoras.

Objetivo general
El presente estudio tuvo como objetivo reconocer la percepción que tienen los jóvenes de la Ciudad de México acerca de la influencia de las redes sociales como generadoras de conflicto en su relación de pareja.
El estudio fue de tipo mixto (Hernández, Fernández &Baptist, 2010), con dos fases:

  • Primera: Se aplicó un instrumento para evaluar el conflicto en la relación y a partir de los datos se identificó a las parejas con puntuaciones iguales o por encima del percentil 65.
  • Segunda: Se realizaron entrevistas a profundidad a las parejas seleccionadas para determinar su opinión sobre la influencia de las redes sociales en su relación.

 

Método
Fase 1
Participantes
Se utilizó un muestreo no probabilístico intencional (Hernández, et al., 2010). Colaboraron 15 parejas heterosexuales, residentes de la Ciudad de México, con por lo menos seis meses de relación que utilizaban las redes sociales como medio de comunicación. Diez indicaron ser novios, cuatro vivían en unión libre y una pareja casada.
La edad promedio de las mujeres fue de 25.2 años (D.E.=2.3). En cuanto a la escolaridad, diez tenían licenciatura, tres con secundaria, una con primaria y una con maestría. En los hombres se encontró una edad promedio de 26.53 (D.E = 2.5), nueve tenían licenciatura, tres con preparatoria, dos con secundaria y uno con maestría.
Herramientas
Consentimiento informado: Documento escrito que mostraba el objetivo del estudio, la importancia de ayudar en la investigación, así como la privacidad que se dio a los datos.
Instrumento de evaluación de conflicto en la pareja (Arnaldo, 2001): la prueba tiene una consistencia interna de 0.86 obtenida por un Alpha de Cronbach. Consta de 74 ítems, agrupados teniendo en cuenta 14 factores:

  • Educación de los hijos (I):Cuidado, atención y educación que se brinda a los hijos, así como el modo de relacionarse con ellos.
  • Ideología e Intereses (II):Forma de pensar de los miembros de la pareja, puntos de vista sobre diversos temas que se perciben como compatibles o incompatibles.
  • Actividades en Pareja (APAR):Consenso sobre las actividades que desean realizar juntos.
  • Actividades Propias (AP):Ocupaciones de uno de los miembros de la pareja.
  • Desconfianza (DE):Sentimiento de que la pareja miente y oculta información.
  • Familia Política (FP):Relaciones con la familia de origen de la pareja.
  • Religión (R):Conjunto de creencias y normas de comportamiento propias de un determinado grupo humano.
  • Personalidad (PE):Forma de ser, características personales, conductas típicas, carácter o temperamento, así como el estilo de vida.
  • Sexualidad (CS):Interés hacia la vida sexual y frecuencia de las relaciones sexuales.
  • Dinero/Responsabilidad (DR):Distribución y empleo del dinero, prioridades a cubrir, problemas que surgen debido a la falta o excedente de dinero.
  • Celos (CE):Percepción de que se está violando la norma de exclusividad en la pareja.
  • Adicciones (AD):Consumo compulsivo de sustancias o conductas, tanto legales como ilegales.
  • Orden/Responsabilidad (OR): Conductas específicas relacionadas con hábitos o conductas que cada miembro realiza.
  • Familia de Origen (FO):Familia nuclear de los miembros de la pareja.

Cuestionario abierto: Para conocer datos generales: tiempo de relación, uso de redes sociales y si contaban con dispositivos electrónicos.
Procedimiento
Se invitó a 15 parejas que cumplieron con los criterios del estudio. Se programó una cita donde ambos miembros estuvieran disponibles para responder la escala. Una vez reunidos, se brindó el consentimiento informado, se explicó el objetivo de la investigación y se solicitó que lo firmaran si deseaban participar. Se entregó la escala de conflicto en la relación de pareja, para que se respondiera de forma individual, en un tiempo aproximado de 30 minutos.
Las respuestas obtenidas se capturaron en el Programa StatisticalPackageforthe Social Sciences(SPSS, 20), se realizaron las estadísticas descriptivas de los factores y de la puntuación total, que sirvieron para seleccionar a las parejas con estimaciones iguales o superiores al percentil 65.
Resultados
En la Tabla 1 se presentan las puntuaciones medias, desviación estándar, estimaciones mínimas y máximas de los participantes, además del percentil 65 de cada uno los factores y el puntaje total de la Escala de Frecuencia e Importancia del Conflicto en la Pareja.

Tabla 1 Estadísticas Descriptivas

Se obtuvo el promedio de la puntuación de la escala y de cada factor por pareja para detectar aquellas con estimaciones iguales o superiores al percentil 65. Los datos mostraron que la pareja 1, 4, 7, 9 y 14 presentaron una alta percepción de la frecuencia e importancia del conflicto. Cabe señalar, que la pareja uno obtuvo puntajes elevados en 11 dimensiones, la cuatro en siete factores, los de la siete en cinco compontes, la nueve en 10 áreas y la 14 en 13 dimensiones (Tabla 2).

Tabla 2. Percentil 65 en cada pareja y dimensión de la escala

Fase 2
Se realizaron entrevistas a profundidad con las parejas seleccionadas para determinar su opinión sobre la influencia de las redes sociales en su relación.
Método
Participantes
En la Fase 1 se identificó a cinco parejas con una puntuación elevada en la escala de conflicto, pero solo tres de ellas decidieron participar en la entrevista a profundidad. En la Tabla 3, se muestran los datos de los participantes.

Tabla 3. Datos de los participantes

Herramientas
Entrevista a profundidad: con 39 reactivos, las tres primeras preguntas eran sobre conflicto, relación de pareja y redes sociales, los 36 reactivos restantes, se distribuyeron en 5 dimensiones:

  • Frecuencia y uso de redes sociales:Uso de las redes sociales, apego hacia ellas y la manera en que influye en el conflicto.
  • Conflicto en la pareja:Se refiere a las oposiciones o desacuerdos entre la pareja causados por redes sociales o aplicaciones de mensajería.
  • Celos:Percepción de que se transgrede la norma de exclusividad en la pareja.
  • Privacidad:Forma en que la pareja representa y deja ver su relación hacia los otros por medio de redes sociales.
  • Resolución de conflictos:Estrategias que utiliza la pareja para mantener una conversación sobre temas de gran importancia para la relación, en busca de una solución.

Procedimiento
Se contactó a las cinco parejas seleccionadas, se les explicó cómo se llevaría a cabo la entrevista a profundidad y se acordó una fecha para realizarla, dos de ellas no aceptaron debido a la falta de tiempo, con las otras tres, se programaron citas para la entrevista. Al inicio de la sesión se les explicó que se emplearía un medio electrónico para grabar las respuestas. También se explicó sobre el número de preguntas y la temática. Quedó a su elección cuál de los dos miembros de la pareja sería el primero en ser entrevistado.
Las entrevistas se realizaron de manera individual, en un tiempo aproximado de 40 minutos, al concluir la aplicación se agradeció por su participación y se hizo énfasis sobre la confidencialidad de los datos y de la información proporcionada. Con los datos obtenidos se realizó un análisis cualitativo, con base en las cinco dimensiones.
Resultados
El análisis de los resultados se realizó de manera cualitativa y se indagó sobre las dimensiones de frecuencia y uso de las redes sociales, conflicto de pareja, celos, privacidad y resolución de conflictos.
Frecuencia y uso de las redes sociales
El análisis de las preguntas vinculadas con este rubro permitió reconocer que Facebook, Messenger y Whatsapp fueron las redes sociales más empleadas y con un promedio de 3 horas al día. Algunos comentarios proporcionados las parejas fueron:

Pareja 4 Mujer ¿Cómo juntando todos los pedacitos del día? Mmmm ay no soy muy buena calculando, pero yo diría que como dos horas.
Hombre No pues sí varias, yo creo que cómo durante… Pues en promedio yo creo que, nunca lo he contado pero así como continuas… Porque hay ocasiones en las que platicamos un ratito luego otro rato, 3 horas al día más o menos.
Pareja 1 Hombre Al día… Como unas 3 o 4 horas.

Los datos anteriores coinciden con el reportado por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (2010), al mencionar que en Colombia el 52% de la población utiliza estas herramientas en promedio 3 horas al día.
La investigación teórica mostró que las redes sociales son utilizadas habitualmente por las personas para mantener comunicación continua con sus amigos, familiares y parejas (Castellanos, 2015). En un estudio de seguimiento realizado por Pew Internet y American Life Project (2008) se encontró que cerca del 90% de los adultos empleaban perfiles para mantenerse en contacto con sus amistades y crear nuevos lazos afectivos. Respuestas similares se encontraron en nuestro estudio ya que se reportó que máxime utilizaban estos medios para mantenerse en comunicación continua con la pareja, familiares o amigos, como se observa a continuación:

 Pareja 4 Hombre Pues 2, o sea comunicación y entretenimiento. Facebook lo abro, así como cuando literal no tengo nada qué hacer y me pongo como a ver memes y WhatsApp si lo uso así para comunicarme con las personas
 Pareja 1 Mujer “Esteee…. Pues que ahí estoy en contacto con mi hermana y ver las fotos de mi sobrino y eso porque está lejos, igual de mi papá y eso… Pues como no nos vemos seguido por ahí veo fotos y todo eso.”

Otro dato interesante fue los entrevistados ingresaban a redes sociales como medio de entretenimiento y búsqueda de información o conocimiento:

Pareja 4 Hombre “Pues a veces comparte cosas interesantes, ajá ella no es como tanto de memes, más bien cosas serias y luego comparte artículos o así, entonces a veces me pongo a ver que ha compartido, no todo lo abro, pero lo que me interesa si lo veo.”
Mujer “Cuando estoy aburrida, cuando tengo tiempo libre… Bueno tiempo libre muerto, que no tengo como alguna otra actividad entonces lo utilizo.”
Pareja 9 Hombre “Entretenimiento y el chisme, veo lo que me aparece en mí apartado de noticias.”

Lo que concuerda con la Infoaleph (2010) que encontró que las redes sociales, eran empleadas para compartir contenidos, interactuar, crear comunidades sobre intereses similares: trabajo, lecturas, juegos, amistades y relaciones amorosas. De acuerdo con las respuestas obtenidas a través de las entrevistas se observó que el principal motivo por el que los miembros de las parejas ingresan a redes sociales es por entretenimiento. Incluso, el pulsar el icono de Facebook se vuelve una acción automática cuando una persona se encuentra aburrida y busca distracción. Las aplicaciones de mensajería instantánea, se han convertido en una herramienta para que las parejas se mantengan en contacto aun cuando hagan otras actividades, por ejemplo, laborales, académicas o recreativas. Para los entrevistados resulta difícil imaginar cómo sería la comunicación entre ellos si no contaran con este medio de comunicación.
Conflicto en la pareja
Existen distintas posturas sobre las redes sociales como generadoras de conflicto, Herrera (2010) indicó que hay un cambio en la manera de relacionarse tanto en las redes sociales como en las físicas, lo cual puede provocar depresión o baja autoestima. Fue interesante encontrar que el hombre de la pareja 1 reconoció que las redes sociales se han convertido en un motivo importante de conflicto en su relación de pareja. Incluso, refirió que durante un tiempo optaron por cerrar sus cuentas de Facebook y así se percataron que la relación fluía de manera más tranquila y sin conflictos. Así mismo, la pareja número 4 afirmó que en su noviazgo un causante de problemas fue el uso de redes sociales. Además, fue interesante encontrar una postura distinta, expresada por el hombre de la pareja 7, quien argumentó que depende del uso que se les dé a las redes sociales esto producirá o no conflicto:

 

Pareja 1 Hombre “¿Mejoran? No yo creo que no, de hecho, hemos estado sin redes sociales… Una vez decidimos dejar las redes sociales y pues sí nos sirvió… hubo un momento que estuvimos bien y sin broncas, nada más usamos Whats, Facebook no ni Messenger, pero después decidimos hablarlo y darnos la confianza y fue cuando lo volvimos a abrir.”
Pareja 4 Hombre Pues sí generan conflictos, en todas las parejas no sé, pero a mí sí me ha pasado, si están mal utilizadas sí.
Pareja 7 Hombre “Depende, yo digo que sí ayudan, en mi caso ni ella ni yo lo usamos tanto, pero cuando lo usamos si nos ayuda mucho, ya sea que vamos un meme chistoso y le diga «me acordé de ti» o los románticos, entonces eso si ayuda, pero en cierta forma que beneficie la relación, en mi caso no. Y nosotros nunca hemos tenido un problema a causa de redes sociales.”

Con base en los resultados anteriores cobra importancia lo descrito por Vívar (2009) quien reconoció que las relaciones de pareja se han visto afectadas y modificadas por la manera en que las personas utilizan e interpretan los mensajes en las redes sociales.
Para Castellanos (2015) en la actualidad, leer ha pasado a ser algo todavía más interactivo y exigente, puesto que el lector ya no sigue el camino “obligatorio” trazado por el remitente, sino que toma decisiones encadenadas a partir de los estímulos visuales que se le presentan en los mensajes. Ante el mismo documento, los lectores ya no leen en el mismo orden y tampoco obtienen la misma interpretación, de esta manera, la lectura adquiere todavía más complejidad y diversidad. En este sentido, las parejas de este estudio reconocieron que en ocasiones se han malinterpretado mensajes al comunicarse por medio de redes sociales o mensajería.

Pareja 4 Hombre “Si ha llegado a pasar, sobre todo cuando discutimos, pero si estamos bien no pasa absolutamente nada y no hay malos entendidos, pero cuando discutimos pues si estamos como más sensibles y como más receptivos a cierto…. Aja como a la defensiva entonces más se prestan a malinterpretar.”
Mujer “Comienza a haber mensajes, intercambios y en algún momento ya se abre como una nueva discusión por algo diferente y no sabes en qué momento ocurrió. Y algo que ocurre en WhatsApp a diferencia de cuando estás peleando en persona, por ejemplo, es que no se… Tú estás leyendo, ves un mensaje y tú estás respondiendo ese mensaje pero en el momento en el que el mensaje sale de tu celular él ya te había mandado otros tres entonces tal vez él piense que el último mensaje que le mandaste fue por el último comentario que está en el teléfono y no por el que tú le estabas respondiendo, no sé si me explico, “si como que se va desfasando” (entrevistadora) desfasando si exacto y es como de «no pero yo lo decía por esto» y entonces si como que la comunicación se vuelve más difusa y si se presta más a interpretaciones como… incorrectas.”
Pareja 7 Hombre “Ahh sí, por ejemplo, siempre me pone “buenos días papi, ¿cómo estás?” o cosas así ¿no? Y por ejemplo cuando solo me pone “hola buenos días” pues ya se me hace raro y la primera reacción es preguntar ¿qué tienes qué te pasa? Pero si malinterpretas ¿no? Porque no es el mismo mensaje que ves todos los días.”
Mujer “Sí claro que, si ha pasado, siempre pasa que es mejor hablar por teléfono que por WhatsApp, no recuerdo ahorita la verdad, pero si nos ha pasado que estamos peleando y al final el interpretó algo diferente a lo que yo dije, no sé un ejemplo en específico, pero sí, sí ha pasado.”

Por otro lado, se encontró que independientemente de las redes sociales, las parejas reportaron conflictos, pero, al formar parte una sociedad virtual se incrementa su frecuencia, ya que se crean mensajes poco claros e interpretaciones incorrectas al mantener una comunicación escrita. Al respecto, Cacioppo (2013) señaló que al transmitir un mensaje de forma oral se produce un contexto que incluye elementos no verbales los cuales no se encuentran presentes al comunicarse por medio de aplicaciones tecnológicas y esto dificulta la comprensión de la información, de ahí que en algunos casos las herramientas digitales generaron sensaciones de estabilidad, cercanía y convivencia, mientras en otros presentaron ambientes de ansiedad, desconfianza y conflicto.
Celos
Salazar y Rodríguez (2016) indicaron que los jóvenes tienen más oportunidades tecnológicas para comunicarse incluso cuando realizan otras actividades. El mantenerse en contacto virtual durante el día significa un signo de amor, de valor a la relación, de cortesía, respeto y compañía. Es así como, se preguntó a los entrevistados si acostumbran a enviar su ubicación o fotos capturadas en el momento, con la finalidad de mostrar a su pareja dónde y con quién estaban. Fue interesante observar que las respuestas se dieron en dos direcciones: en la pareja 7 la información se proporcionaba para dar a conocer que se encuentra en un lugar seguro, mientras que el hombre de la pareja 1 indicó que mandaba fotos para que su mujer confíe en que le dice la verdad:

Pareja 7 Mujer “Mi novio siempre me dice que quiere qué yo esté bien, se preocupa por mi seguridad y yo aprecio mucho eso, no le mando tantas fotos de ya llegué a mi casa y le mando foto no, más bien es de que, por ejemplo, que salgo con mis amigas y le digo ‘ya estoy aquí con mis amigas’y le mando foto.”
“Yo le mando mi ubicación a él y a mi mamá para que sepan dónde estoy para que no me pase nada, eso es más importante mi seguridad, porque qué tal que me pasa algo, preferible decir estoy aquí y si pasa algo ven por mí, pero por desconfianza no, más por seguridad, bueno yo lo tomo así, él no se jajaja”.
Pareja 1 Hombre “Mmm… Yo creo que en este año le he mandado unas dos o tres fotos de que no me cree qué fui a equis lado y ya le mandó la foto y le digo ‘Estoy aquí’.”

Por otro lado, Salazar y Rodríguez (2016) reconocieron que la posibilidad de brindar información constante genera exigencias, ansiedades, conflictos personales o con la pareja, ante situaciones de desconexión o escasa respuesta. De esta forma se preguntó a los entrevistados, de qué manera influye el hecho de que su pareja tarde en responder un mensaje o los dejé en “visto”, en algunas las respuestas se encontraron que se desencadenaba una serie de reclamos, celos y desconfianza:

Pareja 1 Mujer “Lo que si, por ejemplo, luego él me escribe y no le contesto… O lo veo, pero no le contesto y me dice ‘ay te estuve marcando’ o ‘te estuve mandando mensajes’ y ya le digo pues estoy ocupada ahorita te contesto, pero sí como que si se molesta.”
“Sí ha pasado, no sé bien cuántas veces, pero sí ha pasado, igual de que según ya estaba jugando, y le digo ‘¿porque no me contestas?’ o ‘estás en línea y no me contestas’ o sea si le he reclamado y si lo he dicho.”
Hombre “Pues sí le he dicho cotorreando que sí me molesta. Es que también yo soy muy desesperado de que no me contestan y estoy ‘contesta…. Contesta’ o de que está en línea, por ejemplo, que me deje en visto y esté en línea y no me contesta pues sí mi molesta. Le digo si estás en línea y no me contestas y ya lo viste ¿por qué no me contestas? Sí sí me molesta”.

Son diferentes factores que desencadenan los celos, pero en la actualidad un detonante es el uso del Facebook al ser una plataforma social mediante la cual se comparte información sobre fotografías, aceptación de amistades, comentarios entre usuarios, declaración de la situación sentimental, conversaciones, lugares que ha visitado, intercambios sociales, sexuales o de romance, hace que los datos se visibilicen a otras personas (Muise, 2009). En este caso, los entrevistados confirmaron que por ese medio se enteraban de aspectos personales de su pareja, entre ellos, gustos o intereses, relaciones de amistad o con exparejas, motivo por el cual se generaban acusaciones, ya que se interpretaban como mentiras, engaños o inconformidad con las relaciones sociales que se establecen:

Pareja 4 Mujer “Supongamos que en persona dices algo ¿no? Como no se ‘a mí no me gusta….»’ no sé algo, por poner un ejemplo ‘a mí no me gusta salir los viernes a las 8’ y de repente así tu casualmente estás revisando el perfil y te enteras que lo que dijo se contradice con algo que está publicado, como que salió con sus amigos el viernes a las 8 de la noche, justo lo que me dice que no le gusta”.
“O sea creo que había salido con una chica y ya y me dijo que ya no le hablaba y yo dije pues equis si le habla pues no está mal, pero lo que no me agradaba es que me dijera algo diferente.”
Pareja 7 Hombre “Si ha habido dos tres veces, pero por ejemplo en mi caso con compañeras del trabajo que ella no conoce y le digo quien es y ya le doy la confianza diciéndole mira es así, del trabajo, de la escuela.”

Muise (2012), refirió que los celos se vuelven más compulsivos a medida que aumenta la supervisión del perfil de la pareja, de esta manera, cualquier publicación, solicitud de amistad, mensaje o fotografía se interpreta como un engaño. Una de las situaciones en redes sociales que influyen frecuentemente en los celos de la pareja es la aparición de escenas que involucren a una expareja. Lo cual coincide con la información encontrada en las entrevistas, donde se observaron desacuerdos con que en redes sociales haya presencia de personas con las que su pareja actual mantuvo un vínculo afectivo o sexual en el pasado. Asimismo, los principales temas de conflicto de las parejas en este rubro se derivaron de las solicitudes de amistad de exparejas, conversaciones y comentarios en fotos:

Pareja 1 Hombre “Me mandó una solicitud este… Una ex y no la acepté, así como la mandó la eliminé, pero no se lo comenté a mí pareja y lo vio. Es que ella es de las que me anda revisando, se anda metiendo y vio qué me mandó la solicitud y me dijo que por qué no le había dicho”.
Mujer “En esa ocasión yo vi que tenía agregada a una amiga y ya le dije ‘ah pero tú me habías dicho que habías salido con ella o que te gustaba o algo así y que ya no era tu amiga o algo así’ y entonces ya me explicó en persona y como que todo se tranquilizó”
Pareja 4 Hombre “El problema más bien fue que ella me había contado que ya no le hablaba para nada a su ex y así, o sea fue como un ex novio importante y eso, y como que ya habíamos tenido un conflicto independientemente a la discusión al respecto de ese tema, entonces en ese momento lo que nos hizo discutir fue el hecho de que me haya mentido ¿no?”
Mujer “Supe que había pasado algo entre ellos estando conmigo hace ya muchos años y apenas hace 8 días vi que le mandó solicitud, pero no me dijo, la borró pero no me dijo nada y ya después pues yo lo vi… igual yo vi que de su parte pues la borró, lo único fue que no me comentó, que no me dijo nada”.

En un estudio realizado por CyberPsychology and BehaviourJournal (2012) se encontró que en las redes sociales la información que se publica es confusa y llega a provocar malentendidos y celos en la relación. Lo que coincide con las respuestas de los entrevistados al indicar que Facebook provocó conflictos de celos y desconfianza en su relación por interpretaciones erróneas de mensajes que se percibieron como mentira o engaño:

Pareja 1 Hombre “Yo creo que lo que nos causa conflictos en ella pues sí son celos, desconfianza y en mi parte falta de comunicación de qué me llegan a escribir algo no se lo digo y después se entera.”
Mujer La inseguridad y la desconfianza.
Pareja 4 Hombre El problema no fue tal cual que me… o sea que le hable a un exnovio ¿no? Porque si fuera sincera al respecto pues cada quien, el problema más bien fue que ella me había contado que ya no le hablaba para nada a su ex y así.
Mujer “Que se interpreten cosas diferentes, eso ocurre muy frecuente, que se interpretan cosas diferentes de ‘yo te dije esto, pero me refería a A y con la misma frase que yo te dije lo interpretaste como B’ entonces no es que haya mentiras, no es que haya desacuerdos, sino que al momento de comunicarnos se interpretan cosas diferentes”.
Pareja 7 Hombre Yo creo que la desconfianza y los celos, porque si tienes celos de una persona, pero tú conoces o confías mucho en tu pareja pues dices bueno no tengo problema, pero si al final desconfías y eres celoso pues se va a generar como… No sé cómo decirlo, pero o sea como que no lo dices a la primera, pero luego explotas y es cuando sacas todo y generas más problemas”.

Un estudio desarrollado en la Universidad de Guelph en Canadá (2011), se encontró que en Estados Unidos más de un 60% de las relaciones de noviazgo entre jóvenes terminaron debido al Facebook, los celos y sospechas de infidelidad hacia la pareja incrementaron significativamente, porque surgía la desconfianza a causa de la información que se obtiene por este medio.
Privacidad
Como se mencionó a través de Facebook se publican fotografías, comentarios, se contactan amistades, se mandan mensajes para expresar sentimientos, lo qué hacen y en qué lugar se encuentran, esto da la posibilidad para que sus contactos indiquen si les agradan y lo que piensan de sus publicaciones (Castellanos, 2015). Este tipo de hábitos, uso y actuaciones se realizan debido a que los jóvenes tienen ciertas nociones de seguridad sobre el uso de las redes sociales, pero, en ocasiones descuidan algunos aspectos, al no dar importancia a las publicaciones en las que se muestran sus datos personales e imágenes y las repercusiones que se pueden desencadenar (Office ofCommunications, 2008). En este sentido, en las entrevistas las parejas indicaron que principalmente publican información sobre temas que podrían interesarle a sus amistades o fotos de lugares poco comunes:

Pareja 4 Hombre “Por ejemplo si estoy viendo una película en la cineteca y sé que es una película que amigos también quieren ver o que ya vieron o así lo comparto, como para tener conversación de a quien le gustó, a quien no le gustó y cosas así.”
Mujer “Tal vez es como una herramienta como que te permite hacer visible lo que compartes con el otro, pero, tal vez es hacerlo visible no con tu pareja, sino con las personas que tienen contacto con tu pareja.”
Pareja 7 Hombre “Si vamos a lugares comunes pues no, pero si es un lugar diferente que consideramos que está padre o así pues si aplicamos la de ‘estamos aquí’, ‘se siente bendecido’, pero si es un lugar concurrido pues no tiene caso”.

Tal como se mencionó, cada usuario de una red social tiene un perfil, en el cual publica datos personales, como, el lugar en donde estudia, preferencias filmográficas, musicales, de lectura y su relación sentimental de pareja (Castellanos, 2015). Para Arnaldo (2012), Facebook es el medio ideal para que el estudiante norteamericano divulgue al mundo su situación amorosa, la cual tiene diferentes niveles de compromiso, que van desde el “es complicado” hasta el “casado(a)”. Las desventajas que se perciben son muchas, pero la de mayor importancia consiste en que el tomar decisiones como iniciar o terminar una relación implica comunicar estas acciones explícitamente a nuestra red social. Se preguntó a los entrevistados su opinión al respecto y seis participantes refirieron que tienen visible su estado sentimental en Facebook; explicaron que dan mucha importancia a su relación y al hecho de que su pareja lo publique, tal como se observa en sus respuestas.

Pareja 4 Hombre “Yo sí tenía mi situación sentimental en Facebook, pero ella no, y así fue muchos meses hasta que un día después como que seguramente de alguna discusión dije ¿por qué no lo tienes? Y ya como que pregunté y después de eso ya lo puso, hasta la fecha no se ha quejado de tenerlo, pero pues creo que ella le daba menos importancia que yo.”
Mujer “Pues me parece lindo, como que te haga presente en su perfil ….mmm… está padre que quiera que las otras personas… No es como que quiera intencionalmente, pero que no le afecta que las otras personas estén como que al tanto de su vida.”
Pareja 7 Hombre Si fue al momento, no tardamos mucho, yo creo que fueron días después que publicamos que teníamos una relación en Facebook.
Sí se me hace importante, si lo quitara me llamaría la atención, si le preguntaría porque lo hizo, si nunca lo hubiera tenido pues no me afecta, pero si ves un cambio repentino yo creo que si es una señal de alerta.

Otra situación que se indagó fue si las parejas informaban sobre situaciones íntimas positivas o negativas de su relación, se encontró que la pareja 1 refirióeron que en ocasiones han compartido en Facebook que tuvieron conflictos:

Pareja 1 Mujer Bueno he puesto, así como los estados, de qué me siento mal, de que no lo esperaba.”
Hombre “Como una vez públicó algo de que tuvimos un problema y subió una imagen que se refería a lo que había pasado, entonces me preguntaron que si tenía problemas con ella qué por qué andaba publicando eso.”

Romero (2011) explicó que este tipo de información confidencial se comparte, porque las personas no piensan que esto afecte la confianza del otro y el nivel de privacidad de la relación. La dedicación a las tecnologías digitales está transformando el aprendizaje, la socialización y la comunicación entre los jóvenes que pueden acceder a ellas y usarlas, al mismo tiempo que genera nuevas formas de expresión asociadas, que conllevan dinámicas relacionales diferentes.
Resolución de conflictos
Las redes sociales fueron creadas para facilitar la comunicación, el intercambio de información y se han convertido en una herramienta de gran utilidad para las parejas en momentos donde necesitan resolver un conflicto (Infoaleph, 2010). Al respecto, se preguntó qué si creían que cambiaría su relación si dejaran de utilizar redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea, algunas de las respuestas indicaron que era importante mantenerse en comunicación, porque no se ven con tanta frecuencia y este es el medio para saber cómo se encuentran y perciben una mayor cercanía en su relación:

Pareja 4 Hombre “O sea me imagino por ejemplo cuando no había redes sociales estaba como difícil ¿no? ¿Cómo te mensajeabas con otra persona?, por correo o por paloma o así, entonces el hecho de tener WhatsApp y poder decirle ‘hola buenos días’ ‘¿cómo estás?’ ‘¿qué tal tu día?’ ‘buenas noches’ y así si facilita mucho las cosas”.
Mujer “Nos vemos pocas veces a la semana entonces la mayor parte de la comunicación en los días que no nos vemos es por WhatsApp, entonces tal vez si habría un cambio si no tuvieramos… como de más distanciamiento tal vez”.

Por otro lado, Lorenzo, Alarcón y Gómez (2011) reportaron que las redes sociales y la mensajería instantánea facilitan el intercambio de mensajes por la inmediatez que existe entre transmisor y receptor, pero en otros casos genera una evasión de conflictos y falta de habilidades para afrontar dificultades cuando se encuentran frente a frente. En este rubro se observó que para algunos de los entrevistados era más fácil hablar sobre ciertos temas por medio de la mensajería instantánea, se encontró que generalmente usaban WhatsApp para pedir disculpas después de algún conflicto o para expresar aspectos emocionales

Pareja 1 Mujer “Es que a mí me cuesta mucho trabajo hablar en persona con él, o sea de decirle sí, pero para pedirle disculpas a mí me cuesta mucho trabajo y más y sé que la regué, luego ya por mensaje pues sí ya le ando escribiendo y ya le ando diciendo, y ya cuando lo veo pues ya le dije.”
“Pues las publicaciones que tiene, si me lo dice y si lo hace en persona, pero por ejemplo en nuestro aniversario todo lo que me dice, o sea él lo pone en Facebook, y no me lo dice así tanto en persona como lo escribe, y pues a mí me gusta eso.”
Hombre “Sólo cuando estamos peleados… porque cuando estamos peleados ella es muy cómo muy orgullosa y por más que hablé con ella pues no no entiende razón y luego si he preferido mejor mandarle mensaje o solucionar el problema por Whats.”
Pareja 7 Hombre “Ciertas cosas si las hablas más, o sea si me abro más con algunos temas por WhatsApp.”

Los datos de este estudio también revelaron que los participantes indicaron que su relación cambiaría si no existieran las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea:

Pareja 1 Mujer “Si no existieran las redes cambiaría…o sea más que nada la incertidumbre de qué estará haciendo, qué estará pensando, y no le puedo mandar un mensaje ahorita porque no tiene mensajería, y en redes sociales no puedes ver ni que publica ni nada”.
Pareja 4 Mujer “Por ejemplo, es martes y lo vas a ver… No sé… El viernes, y el miércoles pasa como algo importante entonces tal vez es como más fácil comunicarlo por WhatsApp porque es mucho más rápido, más accesible”.
Hombre “Si no tuviéramos redes o mensajería instantánea la comunicación sería muchísimo más inconstante, no podríamos ponernos de acuerdo de cuándo vernos, cuándo tenemos tiempo libre, sería raro como durante días no hablar hasta que nos tengamos que ver o hasta que nos podamos ver.
“Por ejemplo cuando empezábamos a salir nos veíamos a diario porque circunstancialmente nos teníamos que ver a diario y pasábamos todo el día juntos, pero ahorita no nos vemos a diario entonces por mensajería si nos comunicamos a diario”.
Pareja 7 Mujer “Pues como casi no nos vemos más que los fines de semana, nuestro medio de comunicación es el WhatsApp, entonces siempre nos andamos hablando por WhatsApp, si no pues le marco por teléfono”.
Hombre “Ella es así, o sea si se siente mal me manda mensaje y me dice si se siente triste o algo y ya sé que está mal entonces busco algo para tratar de hacerla sentir mejor, pero si no sé qué está mal pues eso me causa un poco de intriga, de saber cómo le está yendo, nos mantiene más cercanos cuando no estamos juntos.”

Lo anterior, permitió identificar que las redes sociales y la mensajería facilita la comunicación entre las parejas, ya que como lo señaló Ballesteros (2013), estos medios digitales tienen grandes ventajas y se puede sacar provecho de ellas, sin importar la distancia entre las personas. Para Lovanotski (2012) la inmediatez de repuesta derivada de las redes sociales en ocasiones provoca problemas, porque en ocasiones cuando la pareja se encuentra reunida el uso de los dispositivos electrónicos continúa, lo que provoca molestia distanciamiento entre las personas, esto se observó en la repuesta proporcionada por uno de los entrevistados que indicó lo siguiente “Pues últimamente creo que las redes sociales acortan la distancia para las personas que están lejos, pero para las personas que están cerca no, entonces se pasan más tiempo viendo el teléfono que a ti, y yo creo que por ahí empieza el conflicto.”
Conclusiones
El objetivo de este estudio fue identificar la percepción que tienen los jóvenes de la Ciudad de México sobre la influencia de las redes sociales como generadoras de conflicto en su relación de pareja. Con base en el análisis cualitativo se encontró que dichas redes impactan, en menor o mayor grado en la manera de interactuar entre las personas, al convertirlas en parte esencial de la vida y llevar a cabo diversas actividades que modifican la dinámica, comunicación y confianza que se deposita en el otro (Madariaga, Abello y Sierra, 2003). Cabe mencionar que, al analizar los datos proporcionados por los entrevistados se encontró que existen diferencias sobre la percepción del Facebook y las aplicaciones de mensajería instantánea (Whatsapp), de ahí consta la diferencia en el grado de influencia que tienen como causantes de conflicto en una relación y en el uso que cada persona le dé.
En primer lugar, Facebook vuelve más visibles los problemas que podrían surgir al existir una manera de corroborarlos, es decir, la vida de las personas queda plasmada en esta red social, lo cual da lugar a que los demás, incluida la pareja, cuente con información sobre lo que el otro piensa, hace, lugares que visita, conversaciones, relaciones sociales e incluso lo que decide ocultar a los demás, de esta manera se demuestran de forma tangible los motivos principales de desacuerdo en cada sujeto. Lo anterior, coincide con la postura de Vívar (2012) al mencionar que por medio de Facebook las personas exponen al público sus experiencias personales, comparten su situación sentimental, suben fotos de pareja, dedican canciones, frases, mensajes o estados (por ejemplo, “me siento enamorada o enamorado”). Asimismo, una práctica común entre los jóvenes antes de iniciar una relación es revisar el perfil de la chica o el chico para conocer más detalles de su personalidad, de sus gustos o de su pasado. Esto implica buscar el historial de fotos, comentarios, los amigos que tiene agregados, entre otras cosas. Una vez que se establece la relación formal esta práctica de “vigilancia” del otro se convierte en una fuente de conflictos.
De esta manera, se observó que tanto para hombres como para mujeres es molesto saber que el otro mantiene contacto en redes sociales con una expareja, lo cual coincide con una encuesta realizada a 308 estudiantes entre los 17 y 24 años usuarios de la red social Facebook, al encontrar que el 75% de ellos tienen como “amigos” a antiguos compañeros románticos o sexuales y cerca del 80% han reportado que sus parejas están en la misma situación, al añadir a sus antiguos novios o novias como “amigos” (Sánchez & Ortega, 2018). Estas posibilidades favorecen la sobreinformación y el aumento de las áreas de vigilancia y control sobre el otro, lo cual incrementa los conflictos en las relaciones de pareja al desencadenar emociones de desconfianza y celos en torno a las interacciones reales o virtuales que se establecen a través de las nuevas tecnologías (Salazar & Rodríguez, 2016).
A su vez, se corroboró que WhatsApp cuenta con características que influyen de forma positiva para el mantenimiento de las relaciones de pareja, ya que permiten vínculos importantes de comunicación y acercamiento, principalmente en aquellas parejas que tienen dificultades para verse con frecuencia y por medio de estas herramientas virtuales pueden mantenerse en contacto, sin embargo, el hecho de que el número de medios para mantener cercanía haya aumentado no significa que el diálogo, la calidad del vínculo y la interacción entre las personas mejoren.
De la misma manera, las entrevistas a profundidad revelaron que los miembros de las parejas sienten un mayor nivel de confianza y comodidad al comunicar temas de alto contenido emocional por medio de Whatsapp, por ejemplo, el pedir perdón después de una discusión o expresar el amor que sienten por el otro en fechas especiales. Mencionan que existen ventajas y comodidades al hacer uso de las herramientas tecnológicas para la comunicación personal, pero también perciben las pérdidas que conlleva en contraste con la vinculación presencial, que sigue siendo el patrón de las relaciones “auténticas”, aquellas capaces de transmitir emociones. La comunicación mediada por la tecnología es más “impersonal” y susceptible de malentendidos (Perdomo, 2011).
Finalmente, se puede señalar que el conflicto en la pareja es multifactorial, ya que influyen la personalidad de cada miembro, el tipo de vínculo que se ha construido, las herramientas y estrategias de resolución de problemas con las que cuentan, sin embargo, en lo que respecta a las redes sociales se observó que las parejas han normalizado muchos de los actos de observación, intrusión, vigilancia o control a través de las herramientas tecnológicas. Al respecto, Salazar y Rodríguez (2016) indicaron que estas acciones en ocasiones se justifican con la idea de que la persona quiere conocer más detalles de la personalidad de su pareja, de sus gustos o de su pasado como complemento para tomar decisiones pertinentes con respecto a su relación. Aparentemente, las normas que regulan el uso de ellas en las parejas todavía son muy flexibles y no se han encontrado criterios para distinguir cuándo una comunicación continua, es un asunto de estar en contacto, y cuándo se convierte en un estado de vigilancia; al observar que el sentido de control y los celos representan una amenaza a la libertad y la autonomía, más que una demostración de afecto. Por lo que diferentes autores recomiendan el uso adecuado en cuanto al tiempo y manejo de una comunicación clara para evitar conflictos en la pareja (Castellanos, 2015).
Las relaciones de pareja en la era digital se encuentran inmersas en un fenómeno que pareciera ser contradictorio y multifactorial, ya que, al contar con un mayor número de herramientas de comunicación, expresión y acercamiento, se produce también un incremento en desacuerdos, malentendidos y deseos de pertenencia y control.

Referencias bibliográficas

Arnaldo, O. (2001). Construcción y Validación de un Instrumento de conflicto para parejas mexicanas. Universidad Nacional Autónoma de México.
Ballesteros, E. (2013). Análisis de Redes Sociales y Comunidades Virtuales de Aprendizaje. Revista Virtual Universidad Católica del Norte, 23-32.
Bauman, Z. (2005). Amor líquido: Acerca de la Fragilidad de los Vínculos Humanos. Barcelona. Fondo de Cultura Económica de España.
Belloch, C. (2012). Las Tecnologías de la Información y Comunicación en el Aprendizaje. Universidad de Valencia.
Bonavitta, P. (2015). El Amor en los Tiempos de Tinder. Cultura y    Representaciones Sociales. Recuperado el 6 de septiembre de 2017 de: http://www.scielo.org.mx/pdf/crs/v10n19/v10n19a9.pdf
Cacioppo, J. (2013). Qué Influencias Tiene Facebook en las Relaciones de Pareja. Vuelo      Digital, 8-13.
Caldevilla, D. (2010). Las Redes Sociales. Tipología, Uso y Consumo de las Redes 2.0 en la Sociedad Digital Actual. Recuperado de: https://www.researchgate.net/publication/279657056_Las_Redes_Sociales_Tipologia_uso_y_consumo_de_las_redes_20_en_la_sociedad_digital_actual.
Castellanos, C. (2015). Influencia de las Redes Sociales en la Relación de Pareja de Estudiantes de la Universidad Rafael Landívar. Guatemala de la Asunción.
Echeburúa, E. (2010). Adicción a las Nuevas Tecnologías y a las Redes Sociales en Jóvenes: Un Nuevo Reto. Adicciones. 22 (2). 93-95.ed.).
Giddens, Anthony (2000). Sociología, Madrid: Alianza Editorial.
Guido, L. (2005). Tecnologías de la Información y la Comunicación, Universidad y    Territorio. Universidad Nacional de Quilmes. Recuperado de: http://www.revistacts.net/files/Portafolio/tesis%20doctoral%20Luciana%20Guido.p        df.
Hernández, R., Fernández, C. y Baptista, P. (2010). Metodología de la Investigación. (5ta. ed.). México D.F.: McGraw-Hill.
Herrera, C. (2010). La Adicción a Facebook Relacionada con la Baja Autoestima, la Depresión y la Falta de Habilidades Sociales. Psicología Iberoamericana, 2 (1), 24-30.
http://books.google.com.gt/books?id=pfk1vY_IllAC&printsec=frontcover&dq=reds
Infoaleph. (2010). Para qué Sirven las Redes Sociales. Recuperado de: https://infoaleph.wordpress.com/2010/04/14/%C2%BFque-son-y-para-quesirvenlasredes-sociales/
Lorenzo, C., Alarcón, M., & Gómez, M. (2011). Adopción de Redes Sociales Virtuales: Ampliación del Modelo de Aceptación Tecnológica Integrando Confianza y Riesgo Percibido. Cuadernos de Economía y Dirección de la Empresa, 56-74.
Lovanotski, C. (2012). La Influencia de las Redes Sociales en la Relación de Pareja. Recuperado de: https://es.scribd.com/document/380488258/rREDES-SOCIALES.
Madariaga, C., Abello, R. y Sierra, O. (2003). Redes Sociales: infancia, familia y comunidad. Universidad del Norte: Ediciones Uninorte. Recuperado de: 61
Muise, A. (2012). Cuando los Celos Entran por la Pantalla. Psychologies, 59-61.
Perdomo, D. M. (2011). Redes sociales en internet. Recuperado de: http://es.slideshare.net/cubedirubik/tesis-redes-sociales-en-internet.
Pérez, M. (2010). Relación entre la Tecnología y la Sexualidad. Recuperado de: https://www.latarde.com.mx/nuestracomunidad/influencia-de-la-tecnologia-sobre-sexualidad-humana/490298.
Pew Internet y American Life Project (2008). Comprender las Redes Sociales. Teorías, conceptos y Hallazgos. Recuperado de: https://books.google.com.mx/books?id=8R_gAgAAQBAJ&pg=PA28&lpg=PA28&dq=En+un+estudio+de+seguimiento+realizado+por+Pew+Internet+and+American+Life+Project+(2008)&source=bl&ots=mnuepLNg      Q&sig=ACfU3U2KLDkzGGyyBv4-tyBdjFxrym_p0w&hl=es-419&sa=X&ved=2ahUKEwi8kKLZf7jAhUPWq0KHaERD1cQ6AEwAHoECAgAQ#v=onepage&q=En%20un%20estudio%20de%20seguimiento%20realizado%20por%20Pew%20Internet%20and%20American%20Life%20Project%20(2008)&f=fal      se
Romero, C. L. (2011). Redes Sociales Virtuales. ¿De qué depende su uso en España? Innovar. Revista de Ciencias Administrativas y Sociales, 145-157.
Salazar, T., &Rodriguez, Z. (2016). El Amor y las Nuevas Tecnologias: Experiencias de Comunicación y Conflicto. Comunicación y Sociedad. 1 (25), 15-41.
Sánchez, I., Ortega, G. (2018). Redes Sociales en Internet: Reflexiones sobre sus    posibilidades para el aprendizaje cooperativo y colaborativo.
Vivar, J. (2009). Nuevos Modelos de Comunicación, Perfiles y Tendencias en las Redes Sociales. Dossier Comunicar, 74-75.

Nivells baixos d’una proteïna, possible clau de l’esquizofrènia i diana de nous fàrmacs

Investigadors britànics han pogut estudiar amb escàners el cervell d’esquizofrènics i comparar-los amb els de persones que no tenen la malaltia
Els escàners permeten veure quines àrees de cervells s’activen (Wikimedia Commons)

Les persones que tenen esquizofrènia tenen nivells més baixos d’una proteïna que permet la comunicació entre neurones. Ho ha revelat un estudi pioner publicat a la revista Nature Communications. Els autors creuen que això pot dur a nous tractaments per a aquesta malaltia.

L’esquizofrènia és una malaltia mental greu que afecta les emocions, el pensament i la conducta, i que pot tenir símptomes molt diversos com idees delirants, al·lucinacions o alteracions cognitives. Segons l’Organització Mundial de la Salut afecta uns 21 milions de persones a tot el món.

És un trastorn molt limitant i la majoria d’alternatives terapèutiques tenen un efecte limitat en molts pacients.

Ara un estudi fet per investigadors de l’Imperial College i el King’s College de Londres ha permès descobrir el que podria ser una nova diana on dirigir els fàrmacs. Amb una tècnica anomenada tomografia per emissió de positrons (TEP) els investigadors han estudiat el cervell de 18 persones amb esquizofrènia i els han comparat amb el de 18 persones sense aquesta malaltia.

Seguir el rastre a una proteïna

Des de fa temps se suposa que l’esquizofrènia està causada, en part, per problemes en la comunicació d’unes neurones amb altres. Però els estudis només es podien fer amb animals o bé amb teixit de malalts morts.

Per primer cop, els investigadors britànics han pogut analitzar en directe el cervell d’esquizofrènics i comparar-los amb el de persones sanes. La tècnica TEP (o PET en anglès) consisteix a introduir en l’organisme unes substàncies radioactives que permeten seguir l’acció de diverses proteïnes.

Això va permetre observar que en el cervell dels esquizofrènics hi havia uns nivells molt més baixos d’una proteïna anomenada SV2A. Es tracta d’una proteïna clau en la comunicació entre cèl·lules nervioses.

Aquest descobriment pot ser molt important de cara a nous tractaments, com explica Oliver Howes, que ha dirigit la recerca:

«Els tractaments actuals contra l’esquizofrènia només apunten a un aspecte de la malaltia -els símptomes psicòtics-, però els símptomes cognitius, com la pèrdua de la capacitat per planificar o recordar, causen sovint minusvalideses a llarg termini i de moment no tenen tractament.»

Se sospitava que problemes en les sinapsis -punts de contacte i comunicació entre neurones- són responsables d’aquests símptomes. Amb aquest descobriment, s’ha identificat una proteïna que estaria al darrere d’aquestes pèrdues.

Descartar el paper de la medicació

La recerca s’ha pogut fer gràcies a les eines de què disposen les institucions implicades, perquè els investigadors han pogut analitzar uns cent bilions de sinapsis en cervells vius i han observat diferències en la distribució en persones amb esquizofrènia o sense.

Com que els 18 malalts implicats prenen medicació, els investigadors també han volgut descartar que fossin aquests fàrmacs els que provocaven la destrucció de la proteïna. Per això, els van administrar a rates durant 28 dies i van veure que no afectaven els nivells de proteïna en el cervell. Per tant, aquesta mancança s’ha de deure a l’esquizofrènia.

Els següents passos, segons els investigadors, són estudiar el cervell de joves en els primers estadis de la malaltia per esbrinar si aquests canvis en els nivells de la proteïna es produeixen aviat i si es mantenen o s’agreguen amb el temps.

La clau de la felicitat

– Les connexions socials ens beneficien i la solitud ens mata. Marian Rojas Estapé, que repassa l’estudi de Waldinger al seu llibre Cómo hacer que te pasen cosas buenas (Espasa), explica que “les persones amb més vincles amb família, amics o la comunitat són més felices, més sanes, viuen més temps que les persones que tenen menys relacions. La solitud ha demostrat ser profundament tòxica”.

– El més important no és el nombre de vincles socials, sinó la qualitat d’aquests vincles, i com més propers, més important resulta que siguin de qualitat. “Viure immersos en un conflicte resulta perjudicial per a la salut. Els matrimonis molt conflictius o sense afecte són molt perniciosos. I el contrari, viure amb relacions bones i càlides, proporciona protecció”.

– Les bones relacions no només protegeixen el cos, sinó també el cervell. “Tenir més vincles segurs amb una altra persona durant la vellesa ens aporta protecció i els records d’aquestes persones es mantenen nítids durant més temps (tenen més bona memòria durant més temps)”.

PAREJAS: DOS MOTIVOS DE PORQUÉ FRACASAN

La falta de interés y de intimidad y los cambios en el modo en el que nos hablamos y nos escuchamos influyen en la calidad de la unión sentimental.

Cuando comenzamos una relación nos enfocamos en todo lo bueno que tiene nuestra pareja. Es el momento de descubrir a la otra persona y todo es nuevo y emocionante. Nuestra actitud es positiva y atendemos a lo que necesita, buscando la forma de complacerla. Le decimos piropos, halagos, somos detallistas y hacemos lo posible para que se sienta cómoda, especial y querida. En ocasiones podemos descubrir aspectos que no nos gustan demasiado, pero los pasamos por alto y nos centramos en lo que nos encanta.

Con el paso del tiempo, sin embargo, la relación llega al umbral en el que las cosas se vuelven familiares y, dejamos de hacer esfuerzos y tratamos a la pareja de manera diferente a como lo hacíamos al principio: pasamos por alto lo que antes nos entusiasmaba y ponemos el foco en lo que nos gusta menos; dejamos de estar presentes en la relación, dedicando más tiempo a otras cosas y no escuchamos ni atendemos a sus necesidades. «Perdemos la emoción y la energía y esto afecta a la calidad de la relación».

La falta de amor no es la culpable

Existen dos razones principales por las que fracasan las relaciones estables.

La primera es que hemos dejado de ser lo más importante el uno para el otro. «Las prioridades han cambiado y hay otras muchas preferencias antes que la pareja, lo que lleva a un distanciamiento y desconexión».

La segunda razón es la falta de pasión . La pareja está abocada al fracaso o a un sufrimiento compartido innecesario si no hay pasión, aunque se quiera mucho a la otra persona.

Pero, ¿qué es la pasión? Conviene aclarar, no obstante, que la pasión no se refiere de manera exclusiva a la relaciones sexuales. «La pasión es algo que va más allá del sexo y tiene que ver con la necesidad de buscar momentos de intimidad con la pareja que permiten la expresión de su amor y lo fortalece».

Es cierto que existen circunstancias que no facilitan que exista intimidad: el trabajo, los gastos del día a día, el cuidado de los hijos… Pero realmente son excusas para no hacer aquello que sabes que es bueno para la relación. De hecho, una de las características principales de las parejas que se mantienen unidas con el paso del tiempo es que cuidan la intimidad en la relación porque saben que potencia el amor. Para estas parejas los problemas del día a día no son un motivo para olvidarse de la intimidad en su relación, y buscan la forma de conservarla cada día.

Al comienzo de una relación, no imponemos reglas a nuestra pareja. Pero con el tiempo construimos creencias sobre cómo debería actuar, pensar o sentir nuestra pareja. Esperamos cosas de nuestra pareja que nunca esperaríamos de nadie más. Y, ¿qué pasa cuando no se cumplen esas expectativas? Bloqueamos nuestro amor incondicional, o incluso peor, tratamos mal o con indiferencia a nuestra pareja porque ya no nos satisface como al principio.

Pero la conexión y pasión que las parejas sienten al principio no desaparece de un día para otro. Su pérdida es la consecuencia de haber ido olvidando hábitos de pareja saludables. Es algo así como abandonar el hábito de lavarse los dientes a diario: a medida que pase el tiempo sentirás ciertas «molestias» o notarás que algo va mal pero quizá no seas consciente de los efectos dañinos de ese olvido hasta que empiece a doler y puede que entonces ya sea demasiado tarde.

Independencia, sí; falta de interés, no

La falta de interés mutuo es otra de las señales que indican que la pareja ha perdido la conexión. «Cuando nuestra atención se desvía hacia otras cosas que tienen más que ver con uno mismo que con la pareja, disminuye el interés por el otro y restamos tiempo a la relación para dedicárselo a otras personas o otras actividades».

Es fundamental que cada miembro de la relación mantenga su parcela de independencia, pero la pareja siempre debe ser lo más importante si queremos que la relación siga siendo extraordinaria.

La presencia, es decir, dedicar tiempo de valor a estar con nuestra pareja, a escucharla, a entenderla y a darle nuestra atención demostrando un interés real, refuerza el vínculo del amor, y cuando disminuimos nuestra presencia uno de los pilares de la relación se hace más débil sin darnos cuenta. «Una de las demostraciones de que esto está sucediendo es cuando uno de los miembros de la pareja empieza a dedicar el tiempo libre que antes compartía con su pareja a hacer otras actividades. No es el hecho de que esa persona dedique tiempo a sus aficiones lo que debe alertarnos, sino que al hacerlo está cambiando, sin ser consciente de ello, uno de los hábitos saludables que esa relación tenía al principio y que la hicieron funcionar».

Si no hay presencia en la relación, si la pareja no está presente de una manera real, habrá un distanciamiento y se empezará a buscar la conexión perdida fuera de la pareja.

Lo que dices y cómo lo dices importa

Cuando sentimos que nuestra pareja no nos escucha pensamos que no nos entiende, y en consecuencia que no somos lo suficientemente importantes para él o ella. «Tener una buena comunicación con tu pareja no es solo sentarse a hablar, es también escuchar con amor, atención e interés lo que está diciendo para entenderla. Cuidar la comunicación con tu pareja, refuerza la conexión», aconseja la psicóloga.

El lenguaje con el que nos dirigimos a la pareja es otra de las señales importantes. Con el paso de los años dejamos de usar palabras cariñosas y amables para sustituirlas por otras más rudas, al tiempo que cambiamos nuestro tono. No importa solo lo que decimos, sino también cómo lo decimos.

Apreciar es dar valor, mérito y cariño a las personas. Dejamos de apreciar a nuestra pareja cuando disminuimos los gestos cariñosos o los detalles que muestran que es importante para nosotros. Y también cuando no expresamos lo que nos gusta de ella y damos por hecho que ya lo sabe; o incluso cuando sin ser conscientes de ello nos vamos al otro extremo y manifestamos lo que no nos gusta o le damos otro sentido a lo que antes nos gustaba. Pasamos de expresiones como «cariño, me encanta que seas tan alegre» a «siempre te ríes por todo, no te tomas nada en serio».

Cuando aprecias a alguien eliminas el juicio y la crítica y conectas con la esencia de la otra persona y es más fácil amar. «Si dejamos de apreciar a nuestra pareja se sentirá rechazada y eso afectará a la conexión».

Discutir, pero no destruir

No es el hecho de discutir en sí lo que debe preocuparnos pues, tal como explica la psicóloga, hacerlo de una manera sana y tener puntos de vista diferentes es positivo para la pareja. «Lo que debe alarmarnos es retirar el amor a nuestra pareja tras una discusión. Eso implica no olvidar la discusión cuando terminan y buscar un escarmiento para esa persona o querer que sufra las consecuencias de lo que ha pasado».

Cuando se retira el amor se hacen cosas como dormir en otra habitación (o en el sofá); dejar de hablarse durante días; ignorar lo que hace; hablar con mal tono; hacer reproches; no responder a sus llamadas o mensajes; desaparecer de casa varios días sin decir nada; amenazar con dejar la relación; decir que ya no queremos a la persona; hacer desprecios o salir de la habitación cuando la otra persona entra…

Cuando se retira el amor por una discusión, se activan tres sentimientos perjudiciales para la relación que son el rechazo, el rencor y el resentimiento.

Para recuperar la pasión y el romance, el psicólogo aconseja que des un paso atrás y te preguntes: «¿Qué adorabas de tu pareja al inicio?, ¿Qué es lo que te hizo enamorarte de él o ella?, ¿Qué es lo que lo hace a él o ella la persona más importante en tu vida?». Después, cambia el enfoque hacia el amor que sientes por tu pareja, deja de vivir de expectativas fabricadas y vive en el momento, compartiendo el amor que sientes y tienes.

Las claves para una relación afectiva duradera

A menudo pensamos que nuestra relación será la excepción, que nuestro actual amor es el definitivo y que a esa persona a la hoy estamos cogiendo de la mano la querremos hasta el final de los días. Pero lo cierto es que la mayoría de las parejas no serán “felices para siempre”. No hace falta mirar mucho más allá de nuestro entorno para observar que cada vez hay más rupturas y más descalabros emocionales.

Cuando esto ocurre y llega la separación, tendemos a atribuir el fracaso a las “incompatibilidades insalvables”. Pero si hacemos el esfuerzo de analizar con perspectiva nuestras relaciones pasadas, en la mayor parte de los casos llegaremos a la conclusión que lo que ha faltado es tener presente las bases, conocer los pilares realmente importantes en una relación de pareja y trabajarlos a lo largo de la relación.

Más allá de la pasión

La (relativa) importancia del sexo

Antiguamente, todas estas reflexiones y planteamientos no existían porque la relación y el matrimonio eran vistos como un pacto social, un contrato. No fue hasta más adelante cuando los compromisos de pareja empezaron a ser fruto del vínculo emocional y el amor.

Pero hoy en día a menudo estamos yendo al otro extremo: creemos que la pasión y el sexo desenfrenado pueden con todo y es lo más importante en una relación. Tampoco es así.

Un grupo de investigadores británicos ha entrevistado a unas 4.494 personas de entre 18 y 65 años para saber qué funciona y qué destruye una relación de pareja. En esta investigación se preguntó a todos los participantes cuáles eran las diez cosas que más les gustaban de su relación de pareja. Y resulta que el sexo no apareció en la mayoría de las respuestas.

Claves para que el amor sobreviva

Del romance al compañerismo

Una de la conclusiones del estudio es que para lograr que el amor sobreviva y que la relación perdure es fundamental superar la transición del romance al compañerismo. Es decir, sobreponerse al síndrome de estrés posromántico.

Los diez aspectos imprescindibles que valoraban los entrevistados para tener una relación sana y duradera fueron:

1.- Reír juntos

2.- Compartir valores e intereses

3.- Ser los mejores amigos

4.- Sentirse cuidados y apoyados

5.- Sentirse seguros

6.- Ser felices

7.- La confianza

8.- Compartir una relación cercana

9.- Hablar y escuchar

10.- Estar enamorado y ser amado

Un trabajo diario

Los hábitos para que una relación dure

A través de las respuestas recibidas, los investigadores llegaron a la conclusión de que hay muchos aspectos que apreciamos en una relación mucho más que la frecuencia con la que tenemos encuentros sexuales, siempre que estos sean de calidad. Y, por ende, los hábitos para conseguir los diez aspectos nombrados son:

1. Decir “gracias”, tener en cuenta los esfuerzos del otro y tener gestos positivos.

2. Una comunicación sana y positiva, tanto del día a día como de la parte emocional.

3. Hacer detalles sorpresa y tener generosidad hacia el otro.

4. Compartir las tareas de casa y las responsabilidades de forma equitativa.

5. Expresar las emociones de amor hacia el otro; decir “te quiero” como una reafirmación de los sentimientos.

6. Compartir valores, gustos, aficiones, intereses, etcétera. Tener cosas en común.

7. Tener un sentido del humor común

Con todas estas conclusiones, podemos observar que para que una relación funcione es necesario un esfuerzo constante en el día a día para trabajar y conseguir una afinidad, compartir el sentido del humor, generar una admiración mutua y demostrar el afecto.